Escucha esta nota aquí

Al menos 116 personas murieron en los estados de Bihar y Uttar Pradesh, tras unas tormentas eléctricas y fuertes lluvias que golpearon el norte de la India en medio de la llegada de monzón, informaron este viernes las autoridades. El Departamento Indio de Meteorología ha emitido una nueva advertencia sobre la región de Bihar ante la predicción de fuertes tormentas eléctricas en el norte y noreste de la India, que continuarán por al menos dos días con la misma intensidad.

Con al menos 92 muertes registradas hasta ahora, en una veintena de distritos, el estado de Bihar sufrió las mayores pérdidas a causa de los rayos de la tormenta que azotó la región durante la noche del jueves, dijo a Efe el oficial Sajan Kumar, de la oficina de control del Departamento regional de Gestión de Desastres. Casi una decena de las muertes se registraron en las últimas horas, conforme fueron avanzando las labores de socorro en el estado, indicó Kumar, que precisó que las operaciones continúan y que el número de lesionados y fallecidos podría aumentar.

El jefe del Gobierno de Bihar, Nitish Kumar ha ordenado compensar con 400.000 rupias (unos 5.300 dólares) a cada una de las familias de los fallecidos, al tiempo que ha pedido a la población mantenerse alerta ante la llegada de las lluvias. "Cuando haga mal tiempo, quédese en casa, permanezca seguro", dijo el jueves Nitish Kumar en un comunicado.

En el estado de Uttar Pradesh, también en el norte indio, se ha registrado al menos 24 muertes, y otros 24 heridos hasta ahora, como resultado de las tormentas, informó a Efe el funcionario de la oficina del Comisionado de Socorro regional Mohammad Arif. Buena parte de las muertes fueron causadas por el impacto de los rayos, según las autoridades que han informado además de pérdidas materiales, y de ganado en la región.

Las tormentas eléctricas llegan con el comienzo de las lluvias monzónicas a la India, que va de junio a septiembre, cuando el subcontinente indio recibe el 70% de las precipitaciones anuales, que suelen conllevar inundaciones y otros desastres naturales. La mayoría de las víctimas son trabajadores del campo. Más de 2.300 personas murieron por caída de rayos en la India en 2018 según los últimos datos disponibles de la Oficina Nacional de Registro Criminal.