Escucha esta nota aquí

Los transportistas que prestan el servicio público urbano protagonizaron una protesta esta mañana para insistir en que saldrán a trabajar a partir del 1 de julio, a pesar de las restricciones por el coronavirus. 

Desde la Alcaldía Municipal advierten que este sector no está contemplado dentro del plan inicial de flexibilización de la cuarentena, a fin de evitar más contagios de Covid-19. 

Los propietarios de micros y los choferes se instalaron, durante dos horas, en el segundo anillo de la Santos Dumont, para presentar su exigencia. “Lo que hicimos fue mostrar los vehículos con los que vamos a arrancar el 1 de julio, es decir todos los sistemas de transportes, desde una moto, minibús, taxis, micros y toritos. Vamos a salir cumpliendo los protocolos de bioseguridad, ya que el gobierno municipal no ha tenido la voluntad de aprobar el protocolo  para el transporte píblico”, protestó el dirigente del sector, Mario Guerrero.

De ese modo respondieron las declaraciones emitidas el miércoles por la noche por la alcaldesa interina, Angélica Sosa, quien adelantó que gradualmente se irá flexibilizando la cuarentena rígida y retomando la normalidad. No obstante, indicó que el transporte público todavía no saldrá ni se podrá subir el precio de la tarifa (Bs 3) que anunciaron los transportistas. 

La autoridad dijo que tienen un plan que lo harán conocer, porque en la jornada se tomarán decisiones sobre la flexibilización del confinamiento. "Estamos trabajando las medidas de la nueva normalidad, pero de una manera escalonada. Al transporte público quiero indicarle que el 1 de julio no pueden salir, por favor, los vamos a citar, les vamos a indicar. No puede haber un aumento del pasaje; vamos a ir manejando un protocolo en el transporte público, pero siempre garantizando la economía de cada uno de los vecinos del municipio de Santa Cruz (de la Sierra)", declaró Sosa la noche de este jueves.

Guerrero responde que la decisión de salir es “por hambre”, porque los choferes tienen necesidad de dar alimentación a su familia. “Llevamos 100 días que no generamos ingresos. La alcaldesa anunció que va a reactivar la economía, y si lo va hacer, es ilógico que le diga al transporte que siga parado”.

Los transportistas esperan que hasta antes del 1 de julio se apruebe el protocolo de bioseguridad para que salgan bajo una norma establecida. Caso contrario, ellos aplicarán la propuesta que ya presentaron. “La necesidad nos obligará a salir con el sistema de bioseguridad que hemos acordado”.

Ayer firmaron un comunicado público haciendo conocer su  decisión y también la harán conocer a la Policía.

“El sector del transporte, en todas sus modalidades aprobadas mediante las leyes departamental y municipales saldrán a trabajar a partir de las cero horas del día 1 de julio de 2020”, dice parte del documento donde advierten que no dejarán subir a nadie sin barbijo.

En otras ciudades del país el  transporte también ha sido un tema de debate. En Cochabamba se flexibilizó para que el servicio se reanude, pero luego las autoridades tuvieron que retroceder y volver con las restricciones por el incremento de los contagiados de Covid 19.