Escucha esta nota aquí

Hoy se ha democratizado la fabricación de droga en prácticamente todo el país”, afirmó en esta jornada el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, durante la presentación de los resultados de la interdicción al narcotráfico.

Según Murillo, Bolivia ya no solo es un país productor o de tránsito de los estupefacientes, sino también, ahora es consumidor, situación que calificó como “preocupante”, por lo que anunció acciones más duras contra el microtráfico.

“Ya no solamente somos un país productor de droga, ahora somos país de tránsito y lo peor es que nos hemos convertido un país consumidor y eso es terrible porque se está envenenando a nuestros niños”, agregó, a tiempo de destacar la labor de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn).

Entre los resultados presentados por Murillo se tiene la realización de 4.701 operativos, la incautación de 136 toneladas de pasta base de cocaína, dos de clorhidrato, 366 de marihuana, además la destrucción de 19 laboratorios de procesamiento de cocaína, 531 fábricas de alcaloides, el decomiso de cinco avionetas y la aprehensión de 1.583 personas.

Después de 14 años podemos decir que realmente se está luchando contra las drogas en Bolivia (…) Antes se secuestraba droga o se descubría algún laboratorio y no había aprehendidos”, manifestó el ministro, durante un acto celebrado en Palacio Quemado.

Murillo hizo notar que antes existían dos puntos rojos de la actividad ilícita en el país, pero ahora ese negocio está esparcido por todo el territorio nacional, “por eso es tan difícil esta lucha y por eso es doblemente loable el trabajo que hace la Felcn”, acotó.

Al respecto, la presidenta Jeanine Áñez sostuvo que “las mafias han intentado aprovechar la cuarentena por el coronavirus para ganar terreno, pero el Gobierno ha hecho avances muy importantes en la lucha contra las drogas y la persecución de las mafias”, ratificando que son esos grupos irregulares los que generan violencia y convulsión social en el país.