Escucha esta nota aquí

Las autoridades de la ciudad de La Paz no contemplan retomar la cuarentena rígida y plantean mantener las restricciones de salidas, según la terminación de la cédula de identidad, durante julio, para evitar que se incrementen considerablemente los contagios.

La comuna registró ayer 125 nuevos casos, elevando su total a 1.324, aspecto que es atribuido a la autorización para que la población salga. “Este incremento de casos, que superan la centena en el curso de estos últimos días tienen que ver con la flexibilización de la cuarentena”, dijo el alcalde Luis Revilla.

Sostuvo que se ven efectos positivos de reducir al 50 por ciento la afluencia de las personas en las vías públicas, mediante la terminación de las cédulas de identidad, alternando par e impar. Espera que se mantenga el número de infectados y no crezca abruptamente.

Se prevé que el pico de la enfermedad llegue en julio y por eso es importante mantener la modalidad que tenemos ahora (…) Hay menos gente, aunque hay otra que sale innecesariamente”, agregó el burgomaestre.

Revilla tuvo que permanecer 10 días aislado por haber tenido contacto con una funcionaria municipal que dio positivo a Covid-19 y hoy retomó sus funciones de forma presencial, tras que se descartara que padezca el mal.

“He cumplido con los protocolos que nos han recomendado los médicos, hemos estado varios días aislados, hemos aplicado el teletrabajo desde la casa, las pruebas han resultado negativas, estamos retomando las funciones, pero es una situación realmente difícil, si uno tiene la duda de si tiene o no la enfermedad, la pasa muy mal la familia”, explicó.