Escucha esta nota aquí

"Estamos observando los preparativos para la votación en Rusia sobre los cambios constitucionales del 1 de julio", dijo a DW Peter Stano, portavoz de política exterior de la UE. En particular, el cambio en el que la Constitución rusa tendría prioridad ante los tratados internacionales. Stano recordó que, según la Comisión de Venecia del Consejo de Europa a la que pertenece Rusia, esto contradice las obligaciones internacionales de la Federación Rusa.

"Los cambios constitucionales no deben usarse para justificar la posible desviación de Rusia de sus obligaciones internacionales, incluida la obligación de implementar sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos", dijo Stano, quien agregó que la UE desea que se realice un voto libre, fiable y de acuerdo a los compromisos internacionales de Rusia.

Anulación de los mandatos de Putin

Los eurodiputados con los que DW ha hablado son particularmente críticos con la posible anulación de los mandatos del presidente Putin. El diputado alemán del partido Los Verdes Sergey Lagodinsky dijo que esto "vino del cosmos", aludiendo al hecho de que esta enmienda constitucional fue propuesta por la diputada de la Duma, Valentina Tereschkova, quien fue la primera cosmonauta del mundo en 1963.

El eurodiputado Gunnar Beck, del partido alemán de ultraderecha Alternativa para Alemania, y miembro del Comité de Cooperación Parlamentaria UE-Rusia, está de acuerdo en que la reforma constitucional debería limitar el mandato del presidente ruso en el futuro. "En estos momentos, alguien podría ser presidente durante 12 años, luego renunciar por un período, y después gobernar de nuevo durante dos períodos. En el futuro, esto ya no será posible. Me parece un avance si se desea que los altos cargos políticos limiten su mandato", afirmó Beck.

Hasta ahora, la Constitución rusa prohíbe más de dos mandatos consecutivos. En el futuro podría eliminarse la palabra "consecutivos". Para Putin, dicha restricción entraría en vigor después de las próximas elecciones, lo que le permitirá gobernar un total de seis mandatos.

El eurodiputado finlandés Nils Torvalds, que también es miembro del Comité de Cooperación Parlamentaria UE-Rusia, cree que Putin tiene prisa por enmendar la Constitución debido a la caída percibida en las encuestas y al bajo precio del petróleo. Quiere intentar hacer cambios ahora, siempre y cuando la situación en el país esté al menos y, en parte, bajo control.

Dudas sobre el referéndum

Los observadores también critican todo el proceso de votación. No es un referéndum típico. Normalmente solo tendría validez si participa más del 50 por ciento del electorado. Sergey Lagodinsky cree que no se corresponde con el espíritu de ideal civilizado, legal y democrático. "¿Es un plebiscito o una encuesta de opinión? La cuestión aquí es la legitimidad de todo el procedimiento", dijo el diputado.

En dicha votación no habrá observadores internacionales. El diputado Torvalds cree que, si no se permite el control internacional, se corre un enorme riesgo de que se "falsifiquen los resultados”.

Pensiones y matrimonio heterosexual

Los cambios constitucionales también pretenden establecer garantías sociales, como el compromiso anual de pensiones y el salario mínimo para el nivel de subsistencia. Básicamente, los tres diputados dan la bienvenida a estas medidas. Pero Nils Torvalds, de la facción liberal Renovar Europa, duda de que el Estado ruso pueda hacerlo: "Si no hay dinero, no se pueden cumplir promesas".

Los diputados no están de acuerdo con la enmienda constitucional que pretende establecer el matrimonio solo como unión entre hombres y mujeres. Gunnar Beck está a favor: "Rusia se ve a sí misma como un Estado cristiano tradicional". Sergey Lagodinsky, por otro lado, piensa que esto es "populismo" dirigido contra la comunidad LGBTI.

Ninguno de los interlocutores de DW cree que el voto a favor de los votantes sobre los cambios constitucionales cambiará la relación entre la UE y Rusia. Según Peter Stano, las políticas de la UE se mantienen dentro del marco actual. En este contexto, Sergey Lagodinsky enfatizó que nadie en la UE tiene la ilusión de que Putin vaya simplemente a renunciar. "Europa ya se ha resignado a aceptar esta perspectiva", dijo el diputado. Estaba claro que el Gobierno de Putin durará mucho tiempo.