Escucha esta nota aquí

El incesante avance del coronavirus en Chile ha dejado más de 5.000 muertes confirmadas por test y supera los 263.000 contagiados, informaron este viernes las autoridades sanitarias que intentan aumentar la trazabilidad de casos hasta un 90% como aconseja la Organización Mundial de la salud (OMS).

Chile se ha convertido en uno de los focos principales del virus en la región, con un registro de 4.296 nuevos contagiados en las últimas 24 horas, sumando 263.360 casos desde marzo y 165 muertos más para totalizar 5.068 muertes a causa del Covid-19, confirmados con un examen PCR (hisopado), según el informe de este viernes del Ministerio de Salud.

El balance de muertos supera los 7.100 en un reporte oficial del Ministerio de Salud que suma las muertes que probablemente fueron causadas por el virus y el cual se actualiza semanalmente, siguiendo los criterios de la OMS.

Pese a un escenario que todavía no da luces, el ministro de Salud, Enrique Paris, dijo que esta semana hubo una "leve mejoría" con una reducción del 14% de casos positivos en los últimos siete días, mientras que la positividad de los exámenes PCR bajó de 30% a un 25%, tras pasar la marca del millón de exámenes de hisopado.

Paris admitió que el registro de casos ha sido menor a lo esperado, principalmente en Santiago y sus alrededores, foco del virus en el país y con casi 8 millones de personas en cuarentena desde hace cinco semanas, además de toque de queda nocturno y suspensión de clases a escala nacional.

La trazabilidad en Santiago alcanza al 60%, y en Valparaíso 56%, estas son las dos regiones con más casos de coronavirus en Chile, un país de casi 18 millones de habitantes.

El secretario de Estado señaló que es fundamental esta labor y que la OMS ha fijado el estándar de lograr un 90% de trazabilidad, porcentaje al que han logrado llegar el resto de las regiones chilenas.

Mientras más de la mitad de la población de Chile se encuentra en cuarentena, las autoridades afirman que la falta de adhesión de parte de la población favoreció la expansión del virus.

Sin embargo, en los hechos el Gobierno ha privilegiado una serie de cuarentenas selectivas con un gran otorgamiento de permisos para empresas "esenciales", que ha sido tan amplio para permitir que decenas de miles de trabajadores se movilicen para no interrumpir las operaciones comerciales.

El viernes, las autoridades descubrieron una guardería de niños operando para los trabajadores de Fruna, una fábrica de dulces, helados y galletas, donde sus dirigentes sindicales llevan semanas denunciando la muerte de al menos siete trabajadores por coronavirus. 

Según empleados que hablaron con medios locales, la fábrica conseguía permisos falsos para seguir su producción bajo amenazas a los trabajadores de que serían despedidos sin faltaban.