Escucha esta nota aquí

El martes 28 de julio, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) procederá a la “publicación de los medios de comunicación habilitados para la difusión de propaganda electoral en el portal web del OEP”. Y el viernes 7 de agosto se iniciará la emisión de la propaganda electoral en los medios de comunicación, así lo refiere el calendario reformulado que presentó el ente electoral. Ahora los partidos hablan de reformar la ley para que esos dineros, unos Bs 35 millones, se utilicen en brindar seguridad a los electores.


Tanto el vicepresidente del Senado, Omar Aguilar (MAS), como el diputado Gonzalo Barrientos (UD), coinciden en la necesidad de modificar la Ley de Organizaciones Políticas para que esos recursos sean utilizados en otros ítems del proceso electoral.


“Hay que recordar que ese dinero, no lo reciben los partidos, es el TSE el que distribuye esos recursos a los medios de comunicación que emiten propaganda, los partidos no administramos la plata. Por otro lado, si es necesaria la modificación de la Ley podemos acelerar su tratamiento”, dijo el senador Aguilar.


La Ley de Organizaciones Políticas, en su artículo 76 manda al TSE a incluir, en el presupuesto para el proceso electoral correspondiente, un 20% adicional sobre el total presupuestado en las últimas elecciones generales, es decir 2014, dinero que deben destinar “al fortalecimiento público en período electoral”, que es el pago a los medios para la emisión de propaganda.


Dos elecciones


El diputado Remberto Calani (MAS) informó que, en el caso de su partido, hubo un renunciamiento público y voluntario al financiamiento estatal y recordó que ese dinero incluso fue entregado a las personas con capacidades diferentes.


En ese marco explicó que, el candidato del MAS, Luis Arce Catacora, ya anunció que en esta oportunidad será del mismo modo y el financiamiento deberá ser destinado a los municipios que están en el frente de la lucha contra la pandemia del coronavirus.


Según Calani, se necesitaría una ley, si los partidos tienen consenso, para suspender el financiamiento porque se avecina una segunda elección que se lanzará una vez posesionadas las nuevas autoridades nacionales. La convocatoria a elección subnacional podría lanzarse la primera quincena de noviembre.


Para el diputado Gonzalo Barrientos es el MAS el que debe impulsar la reforma de la ley porque es el partido que tiene dos tercios en la asamblea y el que aprobó la nueva ley de convocatoria. En su opinión no deberían realizarse las elecciones hasta que se pueda garantizar las condiciones de salubridad para los electores.