Escucha esta nota aquí

Fernando Humérez, conocido como el 'testigo clave' en el caso respiradores, admitió que conversó con Evo Morales para pacificar el país y no para conspirar contra el Gobierno. Reveló también que tuvo contactos con el cocalero Andrónico Rodríguez como con otros dirigentes y autoridades cochabambinas, para apaciguar el conflicto de K’ara K’ara y con el exministro Carlos Romero para ofrecerle apoyo cuando lo cercaron en su casa.

Le reclamó al Gobierno y se preguntó por qué no mostraron su flujo de llamadas con autoridades de la administración de Jeanine Áñez. Denunció que fue 'secuestrado' pese a que se presentó en una conferencia de prensa poco antes de declarar, lo que hizo bajo presión, según su testimonio.

En declaraciones a la Red ATB, confirmó que se comunicó con el expresidente Evo Morales. “Hablábamos sobre cómo pacificar el país para que no estén acusándonos de sedición y terrorismo. Hablé con él después del conflicto que vivió el año pasado Bolivia”. Al mismo tiempo, aclaró que los días de conflicto, en octubre y noviembre del año pasado, estuvo fuera del país, en Lima, “sin celular”.

Se refirió también a las llamadas que tuvo últimamente con su "amigo Andrónico", con la gobernadora de Cochabamba y con el dirigente masista Rimer Ágreda en los días de conflicto que se estaban viviendo en K’ara K’ara, Cochabamba. "Yo les manifesté que había necesidad de pacificar”, afirmó Humérez.

Dijo que al exministro de Gobierno, Carlos Romero, lo conoció cuando fue presidente de la Liga de Fútbol Profesional Boliviano. “Lo llamé porque lo cercaban en su casa en La Paz. Ustedes pueden comprobar las fechas de las llamadas. (Fue) para asistirlo y mandé algunos amigos para que le brinden alimentación y ropa;  prefiero podrirme en la cárcel por mi ideología y por defender a mis amigos”, expresó

Como también lo dijo Saúl Lara, exministro de Carlos Mesa, Humérez sostuvo que no se conocieron personalmente, que sólo fueron conversaciones telefónicas. “Él es muy amigo de mi padre, y la idea era unificar a esos sectores, reestructurarlos. Lo que no comparto es que él me identificó como representante de sectores sociales de Cochabamba. Pero le agradezco que haya dicho la verdad”.

“Fui presionado al declarar”

Humérez anunció que asumirá defensa para aclarar todos los aspectos relacionados con su declaración, por lo que considera una “ilegal detención” en su contra. 

“No soy el intermediario, lo es IME Consulting, no soy funcionario público, no soy parte de la empresa, no he recibido un centavo, no firmé nada. Es una cortina de humo para tapar hechos irregulares de los verdaderos responsables de este acto irregular”, sostuvo.

El conocido como 'testigo clave' solicitará a través de su abogado la ampliación de sus declaraciones  para revelar cómo fue 'secuestrado' en Cochabamba, como obtuvieron su celular, la forma en que le tomaron sus declaraciones y el impedimento del ingreso de su abogado en oficinas de la FELCC. 

Según Humérez, todo lo que está pasando tiene fecha de expiración y que “se viene un evento importante en septiembre (las elecciones) y ahí todo cambiará, se volcará la torta”. 

Consultado sobre una supuesta repartición de dinero con Valenzuela y el abogado Wáter Zuleta, aseveró que ese testimonio fue absolutamente “direccionado y forzado" bajo presión.

También se refirió a  las declaraciones del director de la FELCC, Iván Rojas, cuando mostró un listado de llamadas suyas. “Todo eso es una payasada. Pretender que las llamadas que hice a exautoridades y a amigos que tengo en la ciudad de Cochabamba y en otros lugares, son parte de un complot o de una conspiración, es un insulto a la inteligencia del país y del pueblo boliviano”, remarcó.