Escucha esta nota aquí

La Asociación de Líneas Aéreas ALA-Bolivia calificó de importante la decisión asumida por el Gobierno de nivelar el precio del jet fuel internacional -combustible de aviación- al de la región. A decir de la gerente general de la institución, Yanela Zárate, es una medida que el transporte aéreo ansiaba desde hace una década y que el sector, con la participación del equipo gubernamental de la presidenta Jeanine Áñez, trabajará para que la decisión no sea temporal, sino sostenible en el tiempo como sucede en la región.

El viernes, el ministro de Desarrollo Productivo, Óscar Ortiz, citado en la agencia estatal de noticias ABI, anunció que el combustible de aviación se venderá a precio nacional por un año, como medida de impulso a la reactivación del servicio de transporte aéreo ante los efectos generados por la pandemia del Covid-19. De ese modo se dará la posibilidad de que la gasolina que se usa para la aviación, para los vuelos internacionales se venderá a 'precio nacional' durante un año. Es decir, costará la mitad de su precio.

A juzgar de Zárate, existen otras medidas que deben ser analizadas por el Ejecutivo, como establecer una fecha para el reinicio de las operaciones internacionales. “Comprendemos la emergencia sanitaria que atraviesa el país; sin embargo, contar con una fecha permitirá activar los canales de planificación y comercialización de las aerolíneas”, argumentó.

La ejecutiva considera que también se debe revisar la permanencia del Impuesto de Salida Aérea, caso contrario debe ser reducido y fijar un porcentaje que beneficie directamente al transporte aéreo. Además, dijo que se debe estudiar la existencia de la ATT que con tantos sectores que regular, olvidó al transporte aéreo durante más de 10 años.  Añadió que la ATT solo se dedica a sancionar con multas millonarias.

El 8 de junio, la línea aérea Amaszonas, a nombre de las aerolíneas nacionales, remitió una carta al Gobierno solicitando crear un fondo de financiamiento de $us 100 millones para capital de operaciones, la reducción del 50% del precio internacional del combustible de aviación por tres años y el descuento del 50% en el pago de los servicios aeroportuarios.