Escucha esta nota aquí

En una entrevista publicada este sábado en el diario alemán "Süddeutsche Zeitung", la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que Europa "no es todavía suficientemente resistente a la crisis" y que el coronavirus plantea un desafío de "dimensiones sin precedentes". Además, le pidió a la Unión Europea que se ocupe "del trabajo de cada día. Va mucho en interés de los propios socios de mantener un fuerte mercado interior y permanecer unidos en la escena internacional".

La canciller alude a las diferencias entre miembros de la UE respecto al plan presentado por la Comisión Europea para contrarrestar las consecuencias de la pandemia y cree que "no ayuda" plantearlas como diferencias entre países del norte, del sur y del este.

"Eso es poner las cosas en blanco y negro. Espero que cada uno de nosotros se ponga siempre en los zapatos del otro y considere los problemas desde el punto de vista del otro", explicó Merkel.

Preguntada por las razones por las cuales Berlín ha optado, junto con Francia, por ser abogada de un plan de apoyos a los países más afectados por la pandemia en la UE, Merkel cita a Italia y España, donde "la pandemia es una enorme carga en términos ecomómicos y sanitarios y, por supuesto, por las muchas vidas perdidas, en términos emocionales".

"En estas circunstancias, es justo que Alemania piense no solo en sí misma sino que esté preparada para un acto extraordinario de solidaridad. En ese espíritu, el presidente francés, Emmanuel Macron, y yo hicimos nuestra propuesta", agregó sobre el plan presentado por ambos sobre el que se apoyó el de la CE.

"Alemania tenía un ratio de deuda bajo y puede permitirse, en esta situación extraordinaria, asumir más deuda. También es muy importante para nosotros mantener el programa dentro de los tratados europeos. Hemos encontrado un camino para hacerlo", añadió.

Merkel estimó que eso va también "por supuesto", en interés de Alemania, que necesita "un mercado interior fuerte y tener una Unión Europea que crezca junta, no que se separa. Como siempre, lo que es bueno para Europa es bueno para nosotros".