Escucha esta nota aquí

Así como ocurrió con otros productos farmacéuticos, el Ministerio de Salud informó que el dióxido de cloro y clorito de sodio no corresponden a un medicamento, por lo que no está autorizado en el tratamiento de casos graves de coronavirus.

"Mientras no existan estudios formales y rigurosos sobre su toxicidad, sus efectos biológicos en el organismo en patologías definidas, su farmacocinética y farmacodinámica, el Ministerio de Salud no autoriza el uso de este producto. Al contrario, alerta a la población ante la posibilidad de un fraude con evidentes posibilidades de daño orgánico por su utilización al margen de los lineamientos establecidos por  ley del medicamento y las normas sobre estos productos existentes en las dependencias específicas de este Ministerio", señala parte del comunicado.

Además, la cartera de salud señala que el dióxido de cloro y clorito de sodio no son reconocidos como medicamentos por la Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnologías en Salud (Agemed), además que no cuenta con registro sanitario otorgado por esta agencia dependiente del Ministerio de Salud.

Otras posiciones

En San José de Chiquitos, municipio que cuenta con solo 15 camas para atención de pacientes con coronavirus y no dispone de terapia intensiva, en su hospital se utilizan estos productos como parte del protocolo de medicación contra el Covid-19.

El alcalde josesano, Germaín Caballero, explicó que ya se ha logrado la recuperación de un paciente y tienen a otros tres recibiendo dicho tratamiento. 

"Lo estamos usando como parte del protocolo para pacientes graves, cuya oxigenación se encuentra por debajo del que se pueda suministrar en San José", dijo Caballero.

Según Cabalero, a  este primer paciente se le suministraron todos los medicamentos del protocolo nacional, pero  su salud continuó debilitándose llegando, incluso, a perder la voz.

"Se consultó con la médica Karina Rivero Menacho, que está tratando a pacientes graves con esta medicación en Santa Cruz, e inmediatamente recomendó el uso de dióxido de cloro, pero de una manera agresiva para combatir la insuficiencia de oxígeno en la sangre", refirió Caballero.

Sobre el comunicado del Ministerio de Salud, el alcalde chiquitano indicó que están dentro del marco que establece el protocolo de salud en general, que recomienda que algunos productos podrán ser utilizados bajo el consentimiento del paciente y con asesoramiento médico, ya que la dosificación es recomendada por el especialista en base al estado de salud del enfermo.

"No podemos mandar pacientes a Santa Cruz, por lo que nos las tenemos que arreglar por nuestra cuenta", lamentó.

Por su lado, la médica paceña Patricia Callispieri explicó que se está utilizando este producto porque ha servido como antiparasitario, antiviral y antibacterial. "No es un experimento, no es una tentativa. Es una sustancia que se la viene utilizando desde hace 13 años y se ha comprobado su eficacia en la malaria, el dengue y otras patologías", explicó la especialista.

Callispieri informó que en Bolivia más de 137 médicos utilizan estos productos como parte del protocolo de medicación con sus pacientes afectados por el coronavirus.

"Nos estamos acogiendo a la Declaración de Helsinski, que es un acuerdo internacional médico, que en el artículo 3nos da el derecho a intentar, es decir que cuando uno está ante una persona entre la vida y la muerte, el familiar o el enfermo conscientemente autorice utilizar una sustancia en su cuerpo, porque somos libres de escoger qué hacemos con nuestro cuerpo, entonces nos da la libertad de poder usarlo", explicó Callispieri.

La médico, que estuvo en Beni aplicando este procedimiento, dijo que en esa región más de 380 personas  siguieron el tratamiento, todas con consentimiento y registradas en videos.