Escucha esta nota aquí

El rastrillaje casa por casa expone la realidad de la afectación del Covid-19 en la capital cruceña, y las cifras oficiales pueden ser duplicadas con lo que se encuentran en los hogares.

En el programa ¡Qué Semana! que se transmite por EL DEBER Radio, la secretaria de Seguridad Ciudadana de la Gobernación, Taniana Áñez, detalló el trabajo que realizan las brigadas que hacen el rastrillaje, que hasta este viernes visitaron a 368.000 personas en poco más de 60.000 hogares en ocho distritos de la capital cruceña.

Las autoridades del Servicio Departamental de Salud diariamente dan cifras oficiales del número de casos de Covid-19, las mismas que pueden ser duplicadas si se toman en cuenta los casos que se detectan a través del rastrillaje.

Los datos oficiales son los que entran mediante un procedimiento establecido, en este caso la toma de muestra a través de Cenetrop o  de otros laboratorios particulares que también emiten la información al Sedes.

Pero las autoridades son conscientes de que las pruebas no van a alcanzar para atender a toda la población, por eso también se deberán detectar clínicamente los casos.

Áñez cree que puede duplicar las cifras, aunque explica que mucha de la gente que registran las brigadas, ha  pasado por las estadísticas oficiales porque se encuentra personas que tienen su prueba que les ha dado positivo al virus. "Pero hay un porcentaje mayor que no conocemos oficialmente y que lo estamos verificando en este tiempo de trabajo diario casa por casa”, resalta.

Las brigadas tienen bastante aceptación de la población lo que ha permitido identificar 4.769 personas altamente sospechosas de tener coronavirus; 4.740 medianamente sospechosas y 19.890 levemente sospechosas,  haciendo un total de 29.399 personas.

En este trabajo se han encontrado con 30 personas que necesitaron atención de emergencia más grave  y 166 que precisaban atención con urgencia, pero no internación.

El sistema de rastrillaje se elaboró en coordinación con el Instituto Geográfico Militar, que en conjunto con las instituciones ha elaborado este sistema para hacer este registro.

Este plan ha considerado cinco unidades vecinales por distrito, de acuerdo a la categorización que tienen un mayor riesgo, lo que abarca entre un 30 o 40% de cada distrito.

Se pretende llegar con medicamentos y alimentación a la gente, por eso también se le hace un seguimiento a los casos que se detectan con las brigadas médicas. El municipio juega un rol importante en este asunto, porque tiene plataformas mediante las cuales se mantiene el contacto permanente con estos pacientes. Además, hay consultorios móviles en las subalcaldías.

En el rastrillaje se le entrega los medicamentos disponibles y para el resto se les extiende una receta para que la persona los pueda comprar.

El 30 de junio tiene previsto concluir este trabajo y se hará una evaluación de resultados y sobre la posibilidad de impulsar su continuidad.

Son necesarios más recursos humanos, más médicos, más ayuda de medicamentos, de trajes de bioseguridad. “Para llegar a más cantidad de personas necesitamos un ejército”, resalta la funcionaria municipal y pide que las personas, los voluntarios y las empresas que deseen aportar, lo hagan  para seguir con esta cruzada.