Escucha esta nota aquí

"No podemos seguir así. No estamos bien", así de contundente fue Marcelo Ríos, director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) al referirse al alto número de nuevos casos de coronavirus que se registraron este sábado en el departamento: 678 que elevan a 17.455 las personas que han dado positivo al virus.

Este virus no discrimina y afecta a toda la población, resaltó a tiempo de lamentar el fallecimiento de la jefa de enfermeras del Hospital San Juan de Dios, una profesional con más de 40 años de experiencia que no resistió en la lucha contra la infección.

Ríos pidió a la población volver a retomar las medidas de bioseguridad como el lavado constante de manos, el uso de barbijos y el distanciamiento social para evitar que trabajadores en salud, policías, personas que están primera línea de combate contra el virus y la ciudadanía en general, sigan cayendo.

El número de pacientes fallecidos a la fecha es de 396, este sábado se perdieron 15 vidas; nueve eran varones y seis mujeres. Los recuperados son 387.

Se debaten entre la vida y la muerte

Ríos también informó sobre el estado de salud de Óscar Urenda y Roberto Torres, secretario de Salud y jefe de Epidemiología, respectivamente. Ambos continúan en terapia intensiva y al igual que las otras 99 personas que están en esta fase crítica, "se debaten entre la vida y la muerte", apuntó.

Es optimista de que se pueda dar una evolución favorable en el estado de salud de ambos, pero observó que ya han pasado varios días en la misma condición, aunque se mantienen estables y sin daños en otras partes del organismo.