Escucha esta nota aquí

Las autoridades filipinas impidieron al cantante de R&B estadounidense, Chris Brown, abandonar el país este miércoles, tras ser acusado por una organización religiosa de no dar un concierto para el que había sido contratado en diciembre de 2014.

La influyente entidad cristiana conservadora, Iglesia de Cristo, afirma que el cantante no se presentó a un concierto que debía ofrecer el 31 de diciembre de 2014 y lo acusa de "maniobras fraudulentas".

"Apreciaríamos toda ayuda que puedan prestarnos (...) contra los productores y los talentos que emplean tales maniobras fraudulentas para obtener dinero de empresas legítimas en el país", escribió Glicerio Santos, de la Iglesia de Cristo, en una carta dirigida al ministerio de Justicia.

El ministerio pidió a la estrella, de 26 años, que consiguiese una autorización gubernamental indicando que no tiene obligaciones legales en Filipinas, escribió Elaine Tan, portavoz de la oficina de inmigración en un comunicado.

El cantante había explicado que no pudo viajar a Filipinas el pasado diciembre porque había perdido su pasaporte, según la prensa.

Brown tenía previsto partir de Manila a las 13:00 horas (hora local) con destino Hong Kong a bordo de un avión privado para continuar su gira tras ofrecer un concierto anoche en la capital de Filipinas.