Escucha esta nota aquí

El presidente iraní, Hasan Rohani, anunció este domingo que la mascarilla será obligatoria en algunos lugares públicos a partir de la semana próxima mientras que las provincias más afectadas por la pandemia de Covid-19 han sido autorizadas a imponer restricciones ante el aumento de contagios.

Irán, el país más afectado de Oriente Medio por la pandemia, nunca ha decretado un confinamiento obligatorio. En marzo se suspendieron los eventos públicos y se cerraron comercios no esenciales y colegios, pero el Gobierno empezó a levantar las restricciones en abril, pidiendo a la población que llevase mascarilla en público.

El Ministerio de Salud inició el sábado la campaña "Llevo mascarilla" para incitar a los iraníes a respetar los protocolos sanitarios.

La mascarilla será "obligatoria en los espacios cubiertos donde haya gente", dijo Rohani en una reunión del Comité Nacional de la Lucha contra la Pandemia retransmitida por televisión.

La medida entrará en vigor el próximo sábado, inicio de la semana en Irán, y se mantendrá hasta el 22 de julio, aunque se prolongará en caso necesario.

El Ministerio de Salud preparó una lista de lugares donde puede haber masificación, dijo Rohani, que no mencionó posibles sanciones en caso de que se incumpla la medida.

Irán, que oficialmente reportó los primeros casos de Covid-19 en febrero, ha registrado más de 10.000 muertos de un total de 220.000 infectados acumulados.

Los datos oficiales muestran una tendencia al alza de nuevos casos confirmados desde principios de mayo, fecha en la que Irán alcanzó el menor número de contagios.

Varias provincias iraníes están en 'rojo', el nivel de alerta máximo en la escala de riesgo de contagio de la enfermedad. Estas provincias tienen la luz verde del Gobierno para imponer a partir de este domingo restricciones al movimiento de la población.