Escucha esta nota aquí

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, negó este domingo haber recibido informes de inteligencia según los cuales Rusia habría ofrecido recompensas a militantes talibanes para matar a soldados estadounidenses en Afganistán.

En un par de mensajes en Twitter, Trump desmintió esa información publicada por el New York Times. 

Es "probablemente otro ataque falso del Times, como su fallido bulo sobre Rusia", escribió el presidente republicano en la red social. 

"Nadie me ha informado a mí, ni al vicepresidente (Mike) Pence, ni al jefe de gabinete Mark Meadows sobre los presuntos ataques contra nuestras tropas en Afganistán por rusos, como fue informado a través de una 'fuente anónima' por el diario de noticias falsas New York Times", añadió. 

"Todo el mundo lo está negando y no ha habido muchos ataques contra nosotros", zanjó. "Nadie ha sido más duro contra Rusia que la administración Trump". 

El New York Times publicó el viernes, citando a altos funcionarios anónimos, que una unidad de la inteligencia militar rusa distribuyó discretamente dinero a combatientes islamistas o a criminales armados cercanos a los talibanes para matar a soldados estadounidenses o de la OTAN en Afganistán.

El diario aseguró que Trump fue informado de la iniciativa y que sus asesores de seguridad nacional abordaron ese asunto a finales de marzo. 

La secretaria de prensa, Kayleigh McEnany, ya había desmentido el sábado que Trump y Pence hubieran sido informados sobre ese asunto. 

Los talibanes también negaron el informe del diario y reiteraron su compromiso con el acuerdo firmado con Washington en febrero, que prevé una retirada total progresiva de las fuerzas estadounidenses y negociaciones de paz entre los insurgentes y el Gobierno de Kabul.

"Los 19 años de lucha del Emirato Islámico no tienen ninguna deuda con algún órgano de inteligencia o país extranjero", indicaron los talibanes en un comunicado, en el que también rechazan haber recibido armas rusas.

Moscú también denunció el reporte, y su embajada en Estados Unidos aseguró en Twitter que tales "acusaciones infundadas y anónimas" en la publicación del Times "ya han dado lugar a amenazas directas contra la vida de empleados" de sus legaciones en Washington y Londres.

En otro mensaje, la legación exhortó al diario a "dejar de fabricar informaciones falsas" y pidió a las autoridades estadounidenses "tomar medidas eficaces" para garantizar la seguridad de sus empleados.