Escucha esta nota aquí

El ministro de Obras Públicas, Iván Arias, informó este domingo que la reunión del Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED-La Paz), analizará la realización de un rastrillaje de casos de coronavirus casa por casa para evitar una mayor propagación de la pandemia.

“La Paz no permitirá que los 2.774 casos registrados hasta el momento se dupliquen, ni que los hospitales colapsen, ni que los centros de salud sean cerrados por el temor de que el Covid-19 llegue a sus zonas”, explicó la autoridad. En otras ciudades del país, esta actividad ha dado resultados para la detección de pacientes con Covid-19.

La reunión del COED-La Paz está programada para el martes, donde se analizará el rastrillaje. La movilización podría realizarse el próximo fin de semana con la participación de toda la población, según Arias.

Nuevo director del Sedes

Por otro lado, después de varios desencuentros, el Ministerio de Salud, el Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED) y el Gobernador de La Paz, Félix Patzi, acordaron posesionar a un nuevo director del Servicio Departamental de Salud (Sedes-La Paz) y a dos responsables de las áreas metropolitana y provincial que trabajarían de forma coordinada en la atención de la pandemia del coronavirus.

La información la dio a conocer públicamente este domingo el ministro de Obras Públicas y delegado departamental en la lucha contra el Covid-19, Iván Arias.

“Vamos a tener un nuevo director del Sedes-La Paz consensuado, una autoridad metropolitana y una interprovincial”, explicó la autoridad. Dijo que lo que ocurre en el área de salud a nivel metropolitano que comprende los municipios de La Paz, El Alto, Viacha, Achocalla, Mecapaca; además de Palca y Pucarani, es muy particular con relación al área interprovincial.

En días pasados, la Gobernación paceña denunció que desde abril afrontaba “una batalla de doble partida, institucional y administrativa-funcional, esta última complicada por interferencias del Gobierno nacional”.

Lamentaba que el trabajo operativo y la responsabilidad administrativa y técnica del Sedes-La Paz, corrían riesgos que afectaban no solo la seguridad y la salud de los ciudadanos, sino a la autonomía departamental y que vulneraba la Constitución, la Ley 31 de Autonomías y otras normas administrativas.