Escucha esta nota aquí

La agresión que sufrió un interno identificado como A. L. en las celdas de castigo de Palmasola, denominadas ‘el bote’ que, según la denuncia de sus allegados, sufrió heridas punzocortantes y golpes con un objeto contundente que le provocaron una herida de unos 20 centímetros en la cabeza, se debió a una ‘vendetta’ personal de otro interno con el que mantenía una rencilla. 

El gobernador del penal, Luis Fernando Céspedes, explicó que tras conocerse el hecho, el agredido fue evacuado y llevado al PC-7, donde está actualmente. 

Asimismo, Céspedes rechazó que se hubiese tratado de un ataque grupal como señalaron los allegados al afectado.
“Según los informes de seguridad interna, el afectado hace un tiempo atrás había atacado al que ahora lo agredió y éste tomó venganza”, informó. 

Según los denunciantes, que mostraron las fotografías del afectado, éste habría solicitado reiteradamente que no lo envíen al bote porque al haber sido delegado de un pabellón, corría riesgo de represalias porque en ese lugar están los reos considerados más revoltosos, algunos de los cuales fueron enviados a pedido de los delegados de los pabellones. 

Sin embargo, Céspedes rechazó ese extremo e indicó que el afectado no hizo ese pedido y que la Policía tomó conocimiento del hecho cuando intervino luego de la agresión. 

Los allegados del interno agredido señalaron que éste ya está pronto a salir de la cárcel y que analiza medidas legales por el ataque que sufrió. 

Céspedes garantizó que en Palmasola ya no hay agresiones grupales “como en los tiempos de ‘Oti’” por los controles y patrullajes constantes de la Policía en el penal.