Escucha esta nota aquí

Expertos del sector hidrocarburífero lamentaron la decisión del Gobierno de dar marcha atrás en el uso de recursos económicos destinados a la construcción de la planta de propileno y polipropileno de Tarija. El Ejecutivo había anunciado que usaría los más de Bs 13.000 millones para financiar el Programa Nacional de Reactivación de la Economía.

Sin embargo, el sábado, el ministro de Desarrollo Productivo, Óscar Ortiz, informó que se decidió dar marcha atrás y se buscarán otras fuentes para financiar el programa diseñado para reactivar la economía afectada por la cuarentena rígida que vive el país debido a la presencia del coronavirus.

“Ayer (por el viernes) se ha definido dejar de lado la posibilidad de usar los recursos de la planta, porque este decreto busca reactivar la economía del país (afectada por la pandemia) y no generar un conflicto”, dijo Ortiz en el programa ¡Qué Semana! que se transmite por EL DEBER Radio.

Ante esto, Ortiz sostuvo que el Gobierno recurrirá a créditos externos para obtener recursos con organismos internacionales, y mediante la emisión de bonos del Banco de Desarrollo Productivo (BDP).

El exministro de Hidrocarburos, Álvaro Ríos, lamentó que el Gobierno haya dado marcha atrás y se siga pensando en usar estos recursos en un proyecto inviable solo por presiones políticas.

Sostuvo que, actualmente, encarar un proyecto de industrialización es inviable porque no existen las condiciones económicas para hacerlo, y lo principal, escasea la materia prima para la producción de plásticos duros y blandos.

“No se debe ceder ante la presión. No tenemos reservas (de gas), no hay mercados, no existen vía de evacuación, y sobre todo, YPFB no tiene recursos. ¿Para qué tener un elefante blanco como la planta de urea? Esto no es posible", cuestionó Ríos.

Sostuvo que es hora de que “el engaño de la industrialización del gas termine”.

Lamentó que la actividad hidrocarburífera esté politizada.

El analista Bernardo Prado, agregó que el Gobierno cedió más por cálculos políticos que técnicos. Para él, priorizó dar gusto a una parte del electorado del sur del país.

A nivel técnico, para el especialista, la construcción de este proyecto es inviable.  Empero, dijo que primero el país debe buscar un comprador que adquiera toda esta producción.

A escala global, sostuvo que la demanda de plásticos duros y blandos es alta. Sin embargo, el proyecto planteado por el anterior Gobierno no se adecua a la realidad global.

En una nota de prensa, el Ministerio de Hidrocarburos informó que el destino de los más de Bs 13.000 millones debe ser debatido por las autoridades, organizaciones y sociedad civil de Tarija, que deberán presentar una ley a la Asamblea Legislativa Plurinacional para que apruebe el uso de esos recursos.

En el comunicado oficial, el ministro del área, Víctor Hugo Zamora, negó que exista movimiento de dinero destinado a la planta de propileno y polipropileno de Tarija.

“Quiero desmentir que haya existido algún movimiento de esos recursos. Quiero aclarar que esos recursos solamente se pueden movilizar con una ley del Estado”, aclaró la autoridad.

Sin embargo, en la presentación del Programa Nacional de Reactivación de la Economía, el ministro Ortiz dijo que se usarían estos recursos para financiar la medida estatal.

Para Ríos estas contradicciones reflejan una vez más la politización del sector hidrocaburífero.

A los días de anunciado el plan estatal, desde Tarija amenazaron con medidas de presión si se usaban estos recursos reservados para el proyecto petroquímico.