Escucha esta nota aquí

El proceso de contratación de personal y la falta de entrega de equipamiento de parte del Ministerio de Salud frenan la habilitación de Unidades de Terapia Intensiva (UTI) para pacientes con coronavirus en los hospitales de tercer nivel del departamento; San Juan de Dios, de Montero y Japonés, según informó el director del Sedes, Marcelo Ríos este domingo.

En el San Juan de Dios tienen que habilitarse un total de 22 UTI, pero hasta el momento solo están disponibles 12. El resto pueden estar listas hasta el miércoles, de acuerdo a la información que le brindó a Ríos el director de ese nosocomio, Marcelo Cuéllar.

“El viernes pasado se lograron habilitar 12 UTI, faltarían diez más que se pondrán a punto hasta el miércoles, por lo menos eso es lo que nos dijo el director, porque cada hospital va avanzando en base a lo que nosotros vamos consiguiéndoles”, explico Ríos a EL DEBER.

El funcionario señala que llegar a un acuerdo con los profesionales en salud no es sencillo, ya que son cautos y realizan un análisis previo de las condiciones antes de aceptar. “Lo más difícil es conseguir la cantidad suficiente de especialistas, es lo más complicado”, remarcó.

El responsable del Sedes también informó que las unidades se abren en base al personal, si se logra armar un equipo de trabajo, se habilitan seis camas. “El cálculo es un terapista por cada seis camas. A medida que se habilita un equipo se va avanzando”, añadió.

Sobre el nosocomio de Montero, Ríos dijo que se habilitaron seis UTI y que ya estaban en la mitad de su capacidad. “Lo que más nos reconforta es el San Juan de Dios y el hospital de Montero”, expresó.

El Japonés sigue esperando

Según Ríos, el Ministerio de Salud no ha entregado equipamiento que complemente los 40 respiradores en el hospital Japonés. “No hay ninguna unidad abierta para atención porque estamos esperamos el contingente de equipos y camas que el Gobierno había quedado de entregarnos”, afirmó.

Hasta el domingo pasado tenían dos equipos de personas listos para 12 unidades. “Para llegar a las 29 se requieren tres equipos más”, indicó. 

El domo uno tiene capacidad para habilitar 30 camas de terapia intensiva, mientras que el segundo, 48. A los equipos que dotó el Gobierno nacional, se sumaron 16 que fueron prestadas por la Udabol. 

Sobre la disponibilidad de terapias en el sistema de salud de Santa Cruz indicó que desde hace varios días  se mantiene una saturación bastante compleja, muy elevada son pocas las unidades disponibles.