Edición Impresa

La visión partidista empaña los DDHH

29/6/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

Por: Ronald Valera

En los últimos días se ha embolado la bandera de los DDHH para exigir derechos que la ciudadanía siente que han perdido, ejemplo de ello son las manifestaciones por los derechos civiles de los negros en los EEUU, violados por la fuerza del orden; por el derecho de libre circulación en España o algunos países europeos, que sienten que los gobiernos de turnos se han excedido en sus atribuciones para resguardar a los ciudadanos por la pandemia. Un caso al que quiero referirme de manera especial es Bolivia donde en nombre de proteger los derechos políticos se antepone a la salud de la ciudanía. Reflexionando en el asunto de cada situación existe un común denominador, que es que un partido político o varios están detrás de incitar a los ciudadanos para salir a protestar, para proteger los derechos que están siendo vulnerados por los gobiernos de turno, me pregunto: ¿el partidismo realmente fomenta los derechos humanos o es una carnada para conflictuar a la sociedad para sacar provecho de ello?

Antes de responder a las interrogantes, me gustaría aclarar que es la sociedad civil por medio de los ciudadanos la que debería promover la difusión y protección de los DDHH por parte del Estado de una nación, lo desacertado es cuando los partidos políticos se valen de la sociedad civil para los fines de los partidos y no del ciudadano. 

Partiendo de lo antes mencionado, los partidos políticos en la actualidad anuncian que promueven y protegen los DDHH, pero en la práctica no es así, por vía no licitas promueven los conflictos, la violencia y cuando la obtienen salen a señalar al partido opositor como violador de los DDHH para sacar una ganancia política y electoral, respondiendo así a la segunda interrogante. 

Lamentablemente los partidos políticos en sus debilidades se valen de cualquier medio para obtener el poder, Bolivia es un ejemplo donde cada partido partiendo de cálculos políticos mueven a la ciudadanía para sus propios intereses y lo más decepcionante es que utilizan la bandera de los derechos políticos y civiles para ello, produciendo que la visión de los derechos humanos se vaya desgastando, infravalorando e invirtiendo, porque es más importante es ir a votar que enfermarme y morir.

Por lo tanto, debemos de alza la voz para que los dirigentes políticos sean sensatos en sus decisiones, donde no solo busquen el bienestar de su partido sea cual sea, sino que busquen el bien común de todas las personas que hacen parte de esta bella nación.