Escucha esta nota aquí

Inmersa en una crisis sociopolítica y económica desde abril de 2018, con cientos de muertos y decenas de miles en el exilio, Nicaragua carga ahora "con otra cruz", la de la pandemia del coronavirus, dijo ayer el obispo de la diócesis de Matagalpa (norte), monseñor Rolando Álvarez.

"Nicaragua carga con otra cruz. Dos cruces que se unen en una sola y se vuelve la cruz más pesada", señaló el religioso en una homilía transmitida por medios de comunicación.

"A la crisis social, política, económica que ya se vivía, a la crisis jurídica que ya se vivía, ahora se une la crisis sanitaria", indicó.

En abril de 2018 estallaron protestas sociales contra unas controvertidas reformas a la seguridad social, que el gobierno de Daniel Ortega enfrentó con el uso de la fuerza causando cientos de muertos, heridos, detenidos y decenas de miles de exiliados y refugiados, principalmente en Costa Rica.

El conflicto sociopolítico también provocó dos años de contracción económica, desempleo y cierre de cientos de negocios, sobre todo en el sector turismo, uno de los más castigados.

"La pesada cruz de la pandemia, de la desprotección, de sentirse desprotegidos, muchísimos de ellos sumergidos en la pobreza o en la extrema pobreza, enfermos con el virus, sin tener con qué tomar la medicina, sin acceder al tratamiento debido y correcto", se lamentó Álvarez.

El obispo aseguró que los nicaragüenses están "expuestos al virus, contagiados con el virus, y sin tener lo básico y elemental para comer".

"Realmente Nicaragua vive una desolación. Nicaragua está viviendo un desierto, su propio desierto", dijo. "Una crisis se ha agregado a otra (...) El miedo, otras veces el pánico y hasta incluso el terror a esta pandemia, a esta desprotección, a esta inseguridad sanitaria", agregó en alusión a la estrategia de Ortega de minimizar el Covid-19 y promover actividades masivas y aglomeraciones.

Hasta el martes pasado, el Ministerio de Salud de Nicaragua reportaba solamente 74 fallecidos y 2.170 casos positivos de Covid-19.

Sin embargo, el independiente observatorio Ciudadano Covid-19, una red de médicos y voluntarios de toda Nicaragua, contabiliza 1.878 muertos y al menos 6.775 casos sospechosos de coronavirus a nivel nacional.