Escucha esta nota aquí

Las autoridades anunciaron este lunes que investigan a unas 30.000 personas sospechosas de actividades pedófilas en internet, uno de los mayores casos de este tipo en Alemania, que debate endurecer las penas contra los autores.

"No me esperaba, ni de lejos, la envergadura de los abusos a niños en internet", afirmó en una rueda de prensa Peter Beisenbach, ministro de Justicia de la región de Renania del Norte-Westfalia, donde estalló el caso a fines del año pasado.

Los investigadores han descubierto elementos "profundamente perturbadores", indicó. "El maltrato de los niños en línea está más extendido de lo que pensábamos hasta ahora", agregó.

Las investigaciones sobre casos de maltrato, abuso y difusión de los actos contra menores filmados durante años empezaron en octubre, con el arresto de un hombre de 42 años en Bergisch Gladbach, cerca de Colonia. 

Desde entonces, se ha identificado a más de 70 sospechosos en todo el país, algunos de los cuales están siendo juzgados.

En mayo, un soldado de 27 años fue condenado a 10 años de cárcel y enviado a un hospital siquiátrico.

Fin del anonimato 

Los investigadores han identificado hasta ahora a por lo menos 40 víctimas, en lo que se perfila como el mayor caso de pedofilia en Alemania.

Los investigadores alemanes fueron alertados por policías canadienses que descubrieron contenidos pedopornográficos procedentes de esta región del oeste de Alemania y detuvieron al individuo en Bergisch Gladbach.

En su apartamento, se encontraron grandes cantidades de material pedopornográfico. Poco después, detectaron la existencia de varios grupos de discusión con miles de miembros.

Son estos participantes de "chats" los que están ahora en el punto de mira de la justicia alemana. "Queremos sacar del anonimato de internet a los autores de abusos a nuestros niños y a los que les dan apoyo", dijo Biesenbach.

"Los autores que se comunican en estos foros consideran el maltrato a menores como normal y ven que un gran número de personas comparte las mismas ideas. Los límites de inhibición bajan", prosiguió el ministro.

"Si queremos luchar de forma activa contra el maltrato a niños en internet, también tenemos que hablar de la legislación sobre el almacenamiento de datos. Uno no funciona sin el otro", agregó.

Reforzar las condenas 

Tras varios casos de pedofilia que han escandalizado a Alemania estos últimos años, las autoridades se muestran más intransigentes.

El hecho de que "se revelen cada vez más casos" en Renania del Norte-Westfalia tiene mucho que ver con el hecho de que han aumentado la capacidad de investigación en la región, explica Michael Maatz, vicepresidente de un sindicato de policías.

"El maltrato a menores no puede ser castigado como un hurto en una tienda. Aquel que agreda a menores debe ser castigado como un criminal", dijo el ministro del Interior de Renania del Norte-Westfalia, Herbert Reul.

La ministra federal de Justicia, Christine Lambrecht, también dijo estar abierta a que se refuercen las sanciones y varios responsables políticos alemanes van a pedir que se suspenda el anonimato para los que difunden o reciben material pornográfico infantil.