Escucha esta nota aquí

Un temido asesino en serie de California se declaró culpable este lunes en una corte, acusado de asesinar a 13 personas y del secuestro y violación de decenas de mujeres en los años 1970 y 1980, y pasará el resto de su vida en prisión.

"Culpable", se escuchó decir a Joseph James DeAngelo, de 74 años, con voz débil y carrasposa, respondiendo al juez Michael Bowman, que le pedía una respuesta sobre cada cargo, que era descrito por fiscales de varios condados del estado.

"Lo admito", "sí", fueron sus otras respuestas.

"El asesino de Goden State" (asesino del estado dorado, como se denomina a California) llevaba traje de presidiario y un protector facial de plexiglas por el coronavirus en una corte instalada en un salón de una universidad de Sacramento debido también a la pandemia.

La corte declaró un receso después de que DeAngelo admitiera culpabilidad de los nueve primeros cargos.

La fiscal Amy Holliday dijo que DeAngelo y su defensa habían acordado declararse culpables de 13 cargos de homicidio en primer grado, y el estado estaba preparado para eliminar la pena de muerte.

Ya antes de comenzar el proceso de admisión de culpabilidad en cada cargo por separado, el juez había dicho que la sentencia contemplada en el acuerdo era de 11 cadenas perpetuas.

Con violaciones sádicas y asesinatos que aterrorizaron California entre 1975 y 1986, DeAngelo, un expolicía y veterano de guerra, también fue llamado "East Area Rapist" (violador de la zona este) y "Original Nightstalker" (primer acosador de la noche).

Pasaron 32 años hasta su captura en 2018, luego que los investigadores compararan el ADN recolectado en la escena de un crimen con perfiles disponibles en sitios web genealógicos que analizan muestras genéticas de gente curiosa sobre su ascendencia.

Explorando árboles genealógicos, los investigadores dieron con DeAngelo a través de familiares lejanos.

Esa pista los llevó a la casa de un hombre mayor, que había vivido en un suburbio de Sacramento, área de muchos ataques. Y tras corroborar una muestra con ADN hallado en la basura, fue detenido.

"Cada vez que escapó, escabulléndose silenciosamente en la noche, dejó comunidades aterrorizadas por años", dijo el fiscal adjunto de Sacramento, Thienvu Ho. "Por años, la mayor pregunta sin responder fue quién era este asesino en serie y el violador".

1975-1986 

DeAngelo -que fue despedido en 1979 del departamento de policía de Auburn, California, por robar un martillo y una lata de repelente para perros- había trabajado hasta 2017 como mecánico de camiones en el almacén de una cadena de tiendas de comestibles en Citrus Heights, un pueblo a unos 32 km al noroeste de Sacramento, donde vivió durante más de 20 años.

Inicialmente fue acusado solo del homicidio en 1978 de Brian y Katie Maggiore, una pareja de recién casados que fueron asesinados a tiros en Rancho Cordova, un suburbio de Sacramento, mientras paseaban a su perro.

En ese momento, no se declaró culpable.

Pero las autoridades han vinculado el ADN de DeAngelo y otras pruebas a más de 50 violaciones y 150 robos.

Muchos de esos crímenes ya prescribieron, pero la fiscal Holliday dijo que bajo el acuerdo, el acusado había acordado "admitir" todos los delitos que se le atribuyen.

Los ataques de los que se le acusan comenzaron en 1975, inicialmente en el área de Sacramento, en el centro de California, antes de extenderse por todo el estado.

La ola de crímenes terminó en 1986 con la violación y el asesinato de una chica de 18 años.

En la audiencia estaban presentes familiares de las víctimas y sobrevivientes, según el actor Patton Oswalt, esposo de Michelle McNamara, autora de un libro que revitalizó el interés público en este caso y que falleció antes de su lanzamiento.

Los fiscales describieron al detalle desgarradoras escenas de violaciones que DeAngelo escuchaba con la mirada perdida hasta que el juez se dirigía a él para que confesara los crímenes: "Culpable... Lo admito".