Escucha esta nota aquí

En la época del imperio romano las pastas eran muy apetecibles, sobre todo en las clases altas, y la lasaña (lasagna en italiano) era una de las preferidas por su rico sabor y porque traía energía y calorías a quienes la consumían. Después se expandió por todo el mundo y actualmente es considerada como la joya de la gastronomía italiana, que tiene notable prestigio internacional.

Existen varios tipos de lasañas y todo depende del gusto de quien la prepare y de los ingredientes que utilice. La hay de carne de res, de pollo, de pavo, de cerdo y de pescado. También de vegetales como la espinaca, la acelga y hasta brócoli. Igualmente la salsa puede variar, como la variedad de queso que la puede acampañar.

Lo que tienen en común, además de su rico sabor, es que son elaboradas con pasta de harina de trigo, que es rica en vitaminas B y E, en proteínas, en minerales y carbohidratos. La chef boliviana Ingrid Domínguez, especialista en pastas italianas, comparte su receta de lasaña de carne de res.



Ingredientes

* Un cuarto de kilo de harina

* 100 gramos de harina para la mesada

* 3 huevos

* 50 ml de aceite de oliva

* 2 cebollas medianas picadas bien finas

* 1 diente de ajo picado bien fino

* 2 zanahorias picadas bien finas

* 1 apio mediano picado bien fino

* Un cuarto de kilo de carne de res molida

* 150 gramos de puré de tomate

* 3 hojas de laurel

* 150 ml de vino tinto

* 250 ml de caldo de verduras

* Sal y pimienta al gusto

* Medio litro de leche

* 3 clavos de olor

* Nuez moscada al gusto

* 50 gramos de mantequilla

* Un cuarto de queso muzarela

Preparación de la masa

Esparcir los 250 gramos de harina en una mesa limpia. Formar una fuente con la otra harina y colocarle los huevos enteros para luego mezclarlos con un tenedor y luego amasar hasta conseguir que sea homogénea. Cubrir con un papel film (transparente con el que se tapa los alimentos) durante 30 minutos.

Cortar la masa en pedazos, luego espolvorearle harina y aplastar con las manos. Después se estira con un uslero o máquina para masas, hasta conseguir láminas delgaditas. Cortarla en trozos de 20 X 10 cm y separar los pedazos con harina para que no se peguen.

Preparación de la salsa ragú boloñesa

Calentar el aceite oliva a fuego lento, añadir la cebolla y el ajo, dejar cocinar unos minutos y luego agregar la zanahoria y el apio, y que sigan en el fuego por dos o tres minutos más.

Agregar la carne molida y las hojas de laurel, dejar reducir el vino y la pasta de tomate. Después mezclar todo y cocinar por 40 minutos más.

Preparación de la salsa bechamel

Poner la mantequilla a fuego lento, incorporar la cebolla, el clavo de olor, la sal y cocinar por siete minutos. Incorporar la leche y dejar cocinar todo por cinco minutos.

Colocar nuevamente la leche a fuego lento y agregar la harina, batiéndola para que no se formen grumos y dejar cocinar por cinco minutos más. Añadir la nuez moscada.

Preparación de la lasaña

Poner dos litros de agua a hervir con dos cucharadas de sal. Cocinar la pasta por un minuto, colar las láminas y reservar en agua fría. En una fuente aparte colocar una capa fina de bechamel, luego una lámina de pasta, otra de salsa ragú boloñesa y de queso muzarela.

Repetir el procedimiento  hasta obtener el grosor deseado, colocando de manera alternada las salsas y el queso. Colocar la fuente en el horno a 180 grados por 25 minutos, hasta gratinar parejo.