Escucha esta nota aquí

La limpieza y desinfección se ha convertido en una de las preocupaciones y en importantes recomendaciones para evitar los contagios. Los productos de limpieza ocupan los primeros lugares en la lista de compras y copan grandes espacios visibles en los mercados. Ya es costumbre repasar el ritual de desinfección antes de ingresar a la casa: los zapatos, la ropa, las compras.​

Sin saberlo, en todas las casas se encuentra un agente limpiador natural y, muchas veces, más efectivo que los químicos. El vinagre es un desinfectante por naturaleza, muy efectivo para purificar alimentos antes de su consumo o para limpiar el hogar.

El vinagre es un ácido suave con propiedades benéficas tanto para la salud como para desinfectar espacios físicos, alimentos y hasta textiles. Por su componente ácido, resulta un excelente producto para quitar manchas, retirar restos de pegamentos fuertes (como las etiquetas de los envases de vidrio), eliminar hongos y desodorizar ambientes.

La capacidad del vinagre para eliminar el coronavirus no está respaldada científicamente. Si bien se ha comprobado su utilidad para la limpieza y depuración de pequeñas cargas de virus, no está todavía demostrado con el suficiente número de estudios para validarlo. 

Hasta ahora, los únicos desinfectantes comprobados y absolutamente efectivos para combatir el Covid-19 son el cloro (20 ml diluidos en un litro de agua), el alcohol etílico (en una concentración de 70% o superior) y el peróxido de hidrógeno (que es un elemento químico usado para desinfectar hospitales).

¿Cómo usar el vinagre como desinfectante?

Hay muchas mezclas posibles para utilizar el vinagre como producto de limpieza. La más sencilla y habitual consiste en mezclar agua con vinagre blanco a partes iguales en un vaporizador. Con ella se limpia pomos de puertas, cristales y electrodomésticos de gran uso como neveras, hornos y microondas. También es excelente para limpiar los azulejos del baño y prevenir la aparición del moho.

Otra forma de preparar un desinfectante doméstico consiste en mezclar tres tazas de agua a una taza de vinagre y agregar jugo de limón para evitar el olor que provoca el vinagre. Como pulverizador, se convierte en un limpiador y abrillantador ideal para superficies lisas.

¡Cuidado! No todo es posible

Las redes sociales se llenan de consejos y sugerencias que carecen de la contrastación necesaria. El catedrático de la facultad de Quimica de la UNAM, Carlos Alonso Rius Alonso, explicó para Televisa los riesgos de mezclar vinagre con otros químicos. Por ejemplo, el vinagre, al ser mezclado con el cloro, puede liberar gases profundamente tóxicos y nocivos para la salud. También, puede convertirse en un compuesto altamente inflamable y peligroso.