Escucha esta nota aquí

La puerta de acceso al espacio cultural Casa Melchor Pinto permanece cerrada. Las medidas de bioseguridad asumidas para combatir la pandemia impusieron el cierre de espacios públicos y, cien días después, todavía no se avista una pronta reapertura. Una y otra vez, como si fuera un mantra oriental, se escucha que estos momentos ‘son tiempos para reinventarse’.

Y así lo percibe Ana Lía Villarroel, responsable de la agenda cultural de ‘La Casa’. Si la gente no puede ir a la Melchor Pinto, serán ellos los que, aprovechando la virtualidad, tocarán las puertas de los hogares con sus propuestas culturales. Dicho y hecho. La agenda marca una nueva cita para el jueves 2 de julio, a las 21:00. Será la noche de microcuentos.

“Son pequeños relatos que abarcan mucho”. Para Sandra Concepción Velasco, los microcuentos se prolongan mucho más allá de las palabras y permiten un final abierto para que el lector, esta vez el espectador, lo pueda continuar.

Once escritores nacionales serán los responsables de una noche de arte y cultura. Jackeline Rojas Heredia, Silvia Rózsa, María Claudia Ardaya, Gigia Talarico, Sandra Concepción Velasco, Eliana Soza, Homero Carvalho Oliva, Marcia Batista Ramos, Jorge Barriga, Waldo Xavier Varas Gardeazábal y Ramiro Jordán componen la nómina de cuentistas dispuestos a mantener la atención de los usuarios conectados desde la fan page de Casa Melchor Pinto.

La velada se completará con las interpretaciones de los pianistas orureños Stéphanie Hinojoza y  Raúl Rocha, en un interludio musical que reavivará las narrativas propuestas.

Sandra Concepción considera que estas actividades pretenden “generar alternativas para que la cultura no pare y llegue a todas las casas” como un respiro de esperanza y sosiego para calmar el aislamiento.

El microcuento es un género bastante nuevo en Bolivia. En la anterior Feria del Libro se presentó un espacio de microficción que resultó llamativo para los visitantes. El escritor Homero Carvalho valora la narrativa corta como una propuesta que “cultiva la práctica de contar universos en pocas palabras”.