Escucha esta nota aquí

La Procuraduría General del Estado encontró indicios de negligencia e indefensión por parte de los exejecutivos de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), en la defensa del arbitraje interpuesto por la firma Shell Bolivia Corporation, donde demanda la suma de $us 26 millones en contra de YPFB.

La información la dio a conocer el procurador, José María Cabrera, al actual presidente de la empresa estatal, Richard Botello, a través del Requerimiento Procuradurial 0916/2020.

“Se insta a su persona, en su calidad de máxima autoridad ejecutiva de YPFB, interponer de manera inmediata, la denuncia penal contra los servidores públicos responsables, sin perjuicio de iniciar el proceso sumario administrativo, así como las acciones que correspondan, por la Unidad de Transparencia. Debe además, instruir una auditoría especial sobre dicho caso”, puntualiza el requerimiento enviado.

Cabrera explicó que el documento fue remitido por su despacho, en cumplimiento de la competencia constitucional prevista en el artículo 229 de la Constitución, que establece defender los más altos los intereses del Estado.

De manera específica, el artículo 8, de la Ley 064 pide “requerir a la máxima autoridad ejecutiva de las entidades públicas, el enjuiciamiento de las servidoras o servidores públicos que, por negligencia o corrupción ocasionen daños al patrimonio del estado”.

El arbitraje

El Requerimiento Procuradurial emitido explica que los abogados y ejecutivos de YPFB, recibieron el pasado 2 de marzo, una notificación de arbitraje enviada por Shell Corporation Bolivia y no se desarrollaron las acciones de defensa inmediata, permitiendo que se venzan los plazos para la designación de árbitros y la realización de otras actuaciones de defensa inicial.

La Procuraduría actualmente se encuentra coadyuvando al nuevo equipo jurídico de YPFB y a su actual presidente para asegurar la defensa férrea de la empresa nacional.