Escucha esta nota aquí

El Colegio Médico de Santa Cruz, por medio de su presidente Wilfredo Anzoátegui, anunció un paro de 24 horas a realizarse este viernes en protesta por el incumplimiento de las autoridades de los tres niveles de gobierno en la dotación de mejores condiciones de trabajo a los profesionales y trabajadores en salud en la lucha contra el coronavirus.

Anzoátegui indicó que la medida se cumplirá en todos los hospitales públicos porque todas las demandas y medidas de presión “no han penetrado un centímetro en la sensibilidad de las autoridades de turno, cuyo caparazón no se inmuta ante tanto dolor de las familias bolivianas”, expresó antes de una misa que se celebró este martes por la mañana en homenaje a los 58 profesionales y trabajadores en salud que fallecieron víctimas del Covid-19.

“Estamos reunidos para destacar el heroico trabajo que en vida cumplieron nuestros colegas profesionales de la salud. Hoy estamos en guerra contra un enemigo invisible llamado coronavirus, que está provocado luto y dolor en las familias bolivianas. El ataque de este virus mortal ha sido potenciado por la incapacidad, la falta de organización y planificación de las autoridades de los tres niveles de gobierno”, añadió el titular de los médicos.

Piden un lugar de internación

Henry Montero, expresidente del ente matriz de los galenos, manifestó que se está solicitando al municipio un centro de salud exclusivo para la atención del personal de salud que vaya cayendo por el virus, pues ahora no tienen dónde internarse, ni siquiera en los centros en los que trabajan.

“Los médicos hemos luchado para que la población pueda tener dónde internarse. Nos ofrecieron 1.500 camas y 500 unidades de terapia intensiva y nada. En Santa Cruz, hay más de 700 personas de salud enfermas de Covid y cerca de 60 fallecidos”, indicó Montero.

Asimismo, Montero hizo una observación al rastrillaje casa por casa realizado en la capital cruceña por brigadas organizadas por el municipio y apoyadas por la Gobernación y el Gobierno central. A su entender, el rastreo ha sido un censo y que no se ha cumplido el objetivo fundamental.

“Se ha querido copiar lo que se hizo en Ecuador, pero lo copiaron mal. En Ecuador, las brigadas llevaron medicamentos, alimentos e hicieron el diagnóstico. Luego les dieron a los pacientes un lugar donde internarlos. Aquí, los valoraban, hallaban sospechosos de la enfermedad y les decían: ‘más tarde pasará un médico a verlos’. Hay muchos vecinos que siguen esperando a esos médicos”, manifestó Montero.

José Alí Camacho, secretario de Salud del municipio, fue contactado telefónicamente por EL DEBER para conocer su parecer, pero estaba ocupado en una reunión.

Herman Jiménez, secretario ejecutivo de la Federación de Sindicatos de Ramas Médicas de Santa Cruz, dijo que, como colegiado, apoya el paro, pero del Fesirmes tomará una decisión en las próximas horas.