Escucha esta nota aquí

En los últimos días, miembros de la Unión Europea discutieron sobre qué países obtendrían luz verde para ingresar al bloque europeo. Los argumentos económicos y turísticos jugaron un papel muy importante. La lista se redujo a 15 países.

Muchos casos en Estados Unidos

Hay cuatro países importantes que no se encuentran en esta lista: Estados Unidos, Brasil, Rusia e India.

Italia y Francia están muy interesados en que regresen los turistas estadounidenses, pero el virus se está propagando de forma descontrolada en ese país. Además, Washington cerró las fronteras a los europeos.

Lo mismo ocurre con Rusia, Brasil e India, donde el número de contagios es muy alto y también existen ciertas dudas sobre la veracidad de los datos.

Aquí está todo bajo control

Las restricciones de viaje que se aplicaron el 16 de marzo, al comienzo de la pandemia, ya no aplicarán para Marruecos, Túnez y Argelia. España, en particular, defendió a estos países debido a que mantiene estrechos intercambios con los países del Magreb. Bélgica, por su lado, presionó para que Ruanda forme parte de la lista. Mientras que algunos países de Europa del este insistieron en que se incorpore a Georgia.

En cuanto a los países asiáticos, las fronteras de la Unión Europea se abrirán para Japón, Corea del Sur y Tailandia. La situación es diferente con China. Los chinos podrán ingresar al bloque solo si Pekín reabre sus fronteras para los ciudadanos de la UE.

Los viajeros de Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Serbia y Montenegro también son bienvenidos. Y, finalmente, el único país latinoamericano que conforma la lista es Uruguay.

¿Cuáles son los criterios?

En primer lugar, el número de infectados con COVID-19, en las últimas dos semanas, no debe ser superior al promedio de la UE (a partir del 15 de junio). También el número de nuevos contagios, durante el mismo periodo, debe estar estable o debe haber disminuido.

Además, se tomaron en cuenta factores como el monitoreo, la cantidad de pruebas realizadas, el seguimiento de cadenas de contagio, los tratamientos implementados y el sistema de salud. Es importante cómo el país se desempeña dentro de las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud.

Finalmente, se tomó en cuenta qué tan viables son los datos que se presentan sobre la epidemia del coronavirus. Por ejemplo, existen ciertas dudas sobre las cifras oficiales que proporciona Rusia, ya que los médicos locales presentan la situación de otra forma. Por lo tanto, se tomó en cuenta la información de las delegaciones de la UE en sitio.

Conflictos de intereses dentro del bloque europeo

En este debate quedó en evidencia que no solo los criterios epidemiológicos, sino también los intereses políticos y económicos jugaron un papel muy importante. También se observaron profundas diferencias con los países del sur, como España, Italia y Grecia. Ellos quieren una reapertura más rápida y más extensa, en cuanto a las fronteras, ya que están preocupados por la temporada de vacaciones.

Por el otro lado, los países del norte prefieren que las fronteras permanezcan cerradas por más tiempo para evitar una segunda ola de contagios. También consideran que el daño por nuevos casos es mayor que la cancelación de la temporada de vacaciones. La disputa muestra cómo los intereses de cada país del bloque tienen un impacto a la hora de tomar decisiones en conjunto.

Esta lista no es absolutamente vinculante porque cada país tiene control de sus propias fronteras. Sin embargo, eso podría tener consecuencias dramáticas ya que se podrían volver a cerrar las fronteras. La lista de países que pueden ingresar a la Unión Europea se actualizará cada 15 días.