Escucha esta nota aquí

La plataforma de videos eliminó de su servicio a canales de grupos supremacistas estadounidenses por infringir "de manera repetida" sus reglas, al afirmar por ejemplo que ciertos individuos son inferiores a otros. En Francia, Youtube cerró la cuenta del activista Dieudonné, varias veces condenado por antisemitismo.

La ola mundial de protestas contra el racismo tras la muerte de George Floyd a manos de un policía blanco impacta ahora al mundo virtual. La plataforma Youtube, propiedad de Google, afirma haber suspendido miles de canales que incitaban al odio.

Según la Agencia France Presse, la lista de canales eliminados incluye al de David Duke, conocido por haber sido líder del Ku Klux Klan; el canal del líder de la derecha alternativa Stefan Molyneux; los canales NPI/RADIX y rpspencer, creados por Richard Spencer, un militante neonazi; y el canal del medio supremacista blanco American Renaissance y su canal de podcasts AmRenPodcasts.

"Luego de haber actualizado nuestros reglamentos para resolver mejor el asunto de los contenidos supremacistas, hemos visto una multiplicación por 5 del número de videos retirados y hemos puesto fin a más de 25.000 canales por violar nuestras reglas sobre discursos de odio", explicó un portavoz de la Youtube.

Los gigantes online, acusados de propagar el odio

La muerte a fines de mayo del afroestadounidense George Floyd a manos de un policía blanco encendió un inmenso movimiento en contra del racismo, que ha obligado a empresas e instituciones a revisar sus políticas, con las redes sociales convertidas más que nunca en blanco de críticas por tolerar contenidos que incitan a la violencia contra las minorías. YouTube subrayó sin embargo que su lucha contra los supremacistas comenzó hace un año.

La plataforma decidió en ese entonces prohibir "todo video que afirme que un grupo es superior con el fin de justificar la discriminación, la segregación o la exclusión, en base a atributos como la edad, el género, los orígenes, la clase social, la religión, la orientación sexual o el estatus de veterano", según su normativa.

En caso de infracción, y como medida de advertencia, YouTube puede retirar derechos a los responsables del canal, como la posibilidad de obtener ganancias por publicidad.

En Francia, el caso Dieudonné

Y es que para algunos ideólogos extremistas, Internet se ha convertido en la principal de fuente de ingresos, sea con los clics generados en Youtube en cada video, o con la visibilidad que otorgan las plataformas. Es el caso del activista francés Dieudonné M’Bala M’Bala, cuyo canal de Youtube fue cerrado también esta semana por sus repetidos mensajes antisemitas en sus discursos, canciones y parodias, supuestamente humorísticos.

En su cuenta de Youtube que totalizaba más de 400.000 suscriptores, Dieudonné publicaba regularmente videos en las que arremetía contra los judíos e ironizaba sobre la Shoah (el Holocausto). Sus videos, que generaban cientos de miles de visitas, ya habían causado polémicas en el pasado. La plataforma Youtube retiró en 2014 un video en la que Dieudonné cantaba una canción irónica sobre el genocidio judío. Unos meses más tarde, el mismo año, Youtube suspendió la cuenta del activista quien había publicado un video de la decapitación del periodista estadounidense James Foley por el grupo Estado Islamico en Siria. El polemista trasladó entonces sus videos a una plataforma rusa, antes de reabrir una cuenta Youtube con otro nombre.

En noviembre pasado, la lista de las condenas de Dieudonné se alargó con una multa de 9.000 euros por complicidad de injuria antijudía, con la publicación de un video satírico sobre la Shoah.

La supresión del canal de Dieudonné fue calificada de “excelente noticia” por el delegado del gobierno francés encargado de la lucha contra el racismo, el antisemitismo y el odio anti LGBT. La decisión también fue saludada por la Union de Estudiantes Judíos de Francia, UEJF que reportó varios videos de Dieudonné en los últimos meses. “Los últimos videos de Dieudonné publicados durante la cuarentena, evidencian la obsesion antijudía de su autor. El ex humorista repite clichés antisemitas y acusa a los ‘israelitas’ de amenazar la paz mundial y de promover el odio’ ”, dijo al semanario Le Point Noémie Madar, presidenta de la UEJF. Dicha organización llam además a Twitter y Facebook a actuar en el mismo sentido.