Escucha esta nota aquí

Unas escalofriantes imágenes aéreas del fotógrafo estadounidense Vincent Laforet publicadas esta semana retratan la noche de Nueva York desde 2.287 metros de altura para demostrar que la ciudad es "el sistema nervioso" del mundo.

Laforet, que en 2002 ganó el premio Pulitzer de Fotografía junto a otros dos profesionales por su cobertura de los ataques a las torres gemelas, se colgó de un helicóptero con un arnés y sus dos cámaras en plena noche neoyorquina para realizar unas imágenes que parecen sacadas de un videojuego.

"He volado en helicópteros durante 15 años y normalmente no tengo miedo, porque hay buenos pilotos. En este vuelo sí que pase miedo porque estaba colgando a una gran altura y pensaba en lo larga que sería la caída si algo salía mal", explicó entre risas.

No es la primera vez que este intrépido artista hace algo parecido, pues en el año 2000 ya escaló el Empire State, en el corazón de la que define como su "ciudad favorita" en el mundo, a las órdenes del The New York Times, pero aseguró que esta aventura, que partió como un encargo de la revista Men"s Health, ha sido su favorita.

"Es el vuelo más maravilloso que he tenido nunca, me siento orgulloso de Nueva York y de su nivel de energía y bendecido por haber tenido esta oportunidad", agrega el fotógrafo, que recomienda a todos los que puedan alquilar un vuelo en helicóptero por encima de la Gran Manzana durante la puesta de sol.

Todo parece indicar que el proyecto de Laforet tendrá continuidad, pues muchos patrocinadores se han interesado en que continúe su serie de fotografías aéreas nocturnas sobre ciudades en puntos emblemáticos de todo el planeta, como Tokyo, Río de Janeiro, París, Dubai o Hong Kong.
,