Escucha esta nota aquí

La credibilidad del padrón y la independencia del Tribunal Supremo Electoral (TSE) fueron colocadas en duda por sectores de la oposición, que solicitan suspender las elecciones primarias a consecuencia del problema que surgió en las últimas horas, cuando cientos de ciudadanos aparecieron inscritos de forma fraudulenta en los libros de partidos políticos. En contrapartida, el oficialismo calificó de absurda la petición, mientras que los vocales del Órgano Electoral garantizan la transparencia del proceso.

Uno de los primeros en pronunciarse fue el candidato a la Presidencia por el FRI, Carlos Mesa, que a través de un comunicado afirmó que debido a la gran cantidad de denuncias de registros irregulares, está en duda la confiabilidad del padrón de militantes, lo que puede afectar la legitimidad de las elecciones primarias fijadas para el 27 de enero de 2017.

Solo en la jornada de ayer, el Tribunal Electoral Departamental de Santa Cruz recibió 250 peticiones de ciudadanos para que anulen su registro ilegal de militantes, informó el vocal Eulogio Núñez, mientras que en la ciudad de La Paz hubo 100 peticiones, indicaron en el Órgano Electoral.

Otro que solicitó la suspensión de las primarias fue el senador Arturo Murillo (UD), por considerar que “se han manipulado los datos de los ciudadanos, creemos que el TSE no es un ente ni confiable ni independiente (...), no podemos permitir darnos el lujo de ir a una elección con muertos, gente que no vive en el país inscrita en el padrón y ahora gente inscrita en partidos sin su consentimiento”, afirmó.

En contrapartida, la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño (MAS), descalificó la petición de los opositores. “Me parece absurda aquella gente que habla de suspender las elecciones primarias, esto hubiera sucedido con o sin elecciones primarias”, declaró la legisladora. Rechazó que los problemas a raíz de las denuncias de ciudadanos que no se inscribieron en un partido político, pero que aparecen como militantes, no tiene vinculación con las elecciones internas en las organizaciones políticas.

En criterio del abogado constitucionalista y asambleísta departamental por Demócratas José Luis Santistevan, lo ocurrido con

la inscripción ilegal de militantes demuestra que no estamos preparados para realizar primarias porque el padrón electoral de los militantes de los partidos no es biométrico y no ha sido sujeto a revisión por el Órgano Electoral. Además, demuestra que el registro de votantes sigue siendo vulnerable a la manipulación.

Caso judicial

Los delitos de falsedad material y uso de instrumento falsificado fueron identificados en el registro no consentido de ciudadanos como militantes de los partidos políticos y la Fiscalía espera que las autoridades electorales se constituyan en denunciantes y querellantes de este escándalo. El vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Antonio Costas, dijo que si se encuentran irregularidades, los casos pasarán a la justicia ordinaria.

“Todas las irregularidades irán al Ministerio Público (...) para estas actividades siempre pedimos un informe jurídico y técnico. Recopilaremos y tendremos esos informes para tomar cualquier acción”, dijo Costas, cuando fue consultado sobre las denuncias.

El fiscal departamental de La Paz, Williams Alave, dijo que el TSE no solo puede, sino que debe denunciar estas supuestas irregularidades por mandato del artículo 14 de la Ley de Lucha Contra la Corrupción, que obliga a todo funcionario público a denunciar cualquier delito que se pueda producir y del que fuera testigo.

El presidente del Tribunal Electoral Departamental (TED) de La Paz, Antonio Condori, explicó que si el ciudadano afirma que nunca firmó y su rúbrica aparece en el cuaderno de militantes es un delito de falsedad material y los datos personales que se usaron son ilegales y se habla de uso de instrumento falsificado.

La comparación

Costas dijo que la publicación debía hacerse hace un año, pero que no existía una ley que ampare al TSE para publicar los datos de los militantes.

Explicó que los datos que recolectan los partidos se comparan con los del padrón electoral para verificar los detalles de las personas, trabajo que se hace por muestreo. Por tanto, dijo que recolectarán todos los formularios de renuncia y anulación para saber si las denuncias de falsificación son correctas y si fueron alterados datos personales, esos casos pasarán al Ministerio Público después de recibir los informes jurídico y técnico en todo el país.

El presidente del TED La Paz adelantó que detectaron dos casos de adulteración de datos personales en los libros de los partidos y fueron derivados a la Fiscalía.

La vocal Dunia Sandoval también dijo que el Órgano Electoral derivó varios casos a la Fiscalía, aunque no precisó el número ni identificó a los partidos que cometieron las irregularidades que verificaron.

En este punto, tanto las autoridades electorales como el fiscal paceño precisaron que no es al partido que se investiga, sino al responsable que llenó libros o a las personas que recolectaron estos datos porque coincidieron en afirmar, por separado, que los delitos son personales y no los comenten las personas jurídicas, en este caso un partido.

Pero Antonio Costas dijo que primero esperarán el informe jurídico y técnico para tomar alguna determinación.