Escucha esta nota aquí

El papa Francisco confesó que tiene "la sensación de que su pontificado va a ser breve, cuatro o cinco años" y que no se siente "solo" y sin apoyo para gobernar la Iglesia.

En una larga entrevista exclusiva con la corresponsal de la televisión mexicana Televisa, Valentina Alazraki, con ocasión de su segundo año de pontificado, el prelado supremo habló sin tapujos de su elección, de los escándalos, de sus límites como persona, de su visión del papado, de México, de la inmigración y hasta bromeó sobre el "ego" enorme de los argentinos.

"Yo tengo la sensación de que mi pontificado va a ser breve. Cuatro o cinco años. No sé, o dos, tres. Bueno dos ya pasaron. Es como una sensación un poco vaga. Le digo, capaz que no. Por ahí es como la psicología del que juega y entonces cree que va a perder para no desilusionarse después (...) Tengo la sensación de que el Señor me pone para una cosa breve, no más", confesó.

Francisco, de 78 años, descarta "poner un (límite) de edad" al pontificado ya que considera que "el papado tiene algo de última instancia", "una gracia especial", dijo, que no debe tener un término fijado.

Interrogado por la veterana periodista que cubre el Vaticano desde hace unos 30 años, sobre si le gusta ser papa, el papa argentino respondió con resignación: "¡No me disgusta!"

"Una vez dada la cosa después se hace", agregó con tono coloquial, directo y franco, fiel a su estilo.

Francisco también sorprendió con un chiste sobre los argentinos: "¿Sabe usted cómo se suicida un argentino? Se tira de su ego", bromeó.

Confesó que no ama viajar, que es muy apegado a sus hábitos y vuelve a criticar con tono duro a la Curia Romana, la poderosa maquinaria central de la Iglesia, blanco por años de intrigas y escándalos financieros.

"Esta es la última corte que queda en Europa. Las demás cortes se han democratizado, incluso las más clásicas", aseguró tras reiterar que se propone "cambiarla".

El papa anuncia Jubileo

El papa Francisco anunció también este viernes, con ocasión de su segundo año de pontificado, un jubileo extraordinario o Año Santo para conmemorar los cincuenta años de la clausura del Concilio Vaticano II, que modernizó a la Iglesia.

El "Año Santo Extraordinario" se celebrará del 8 de diciembre al 20 de noviembre del 2016 y será dedicado a la "misericordia" es decir al perdón de Dios, tema clave de su pontificado.

El evento, entre los más solemnes de la Iglesia, fue anunciado por el pontífice desde la basílica de San Pedro y adquiere particular importancia porque insta a la institución a proseguir con las reformas pese a las fuertes resistencias internas que encuentra.

"Dios perdona todo y siempre", recordó el pontífice, cuyo anuncio fue recibido por aplausos.

Durante el Jubileo del 2000/2001, decretado por Juan Pablo II, cerca de 30 millones de peregrinos visitaron Roma.

En el curso de la historia han sido celebrados 26 Años Santos.
En el siglo XX
fueron proclamados dos jubileos extraordinarios: en 1933 y 1983.

Según la tradición, el año Año Santo es un tiempo en que la Iglesia concede indulgencias a los fieles que cumplen determinadas condiciones y se inspira al año jubilar de los israelitas mencionado en el Antiguo Testamento.

El jubileo ordinario tiene lugar cada 25 años.