Escucha esta nota aquí

Fabiola Suárez Melgar, en estado de gestación, se marchó renegando ayer, a las 7:00, de la maternidad Percy Boland, al toparse con las puertas cerradas por el paro médico de 48 horas decretado por la Coordinadora Departamental de Salud.

“Estoy parada aquí afuera desde las 4:00 para ganar un espacio. Tenía que presentar unos análisis y el paro me perjudicó. Deberían poner un letrero, así uno no pierde su tiempo”, dijo la mujer domiciliada en la Villa 1.º de Mayo.

Cientos de pacientes como Fabiola Suárez se vieron afectados ayer por el paro, y lo mismo ocurrirá hoy, en todo el sistema público de salud del departamento, como medida de presión del Colegio Médico local en protesta por la forma en que el Gobierno pretende implementar el Sistema Único de Salud (SUS) y por la supuesta falta de interés del ministerio del ramo en debatir técnicamente las condiciones de infraestructura, de equipamiento y de recursos humanos que deben haber antes de poner en vigencia el seguro gratuito.

Los representantes de los médicos dijeron estar conscientes del perjuicio a la población con la doble jornada de paro (el lunes 19 pararon 24 horas) y anunciaron que al cabo de la interrupción laboral en los hospitales la movilización tomará cuerpo a escala nacional, pues mañana habrá paro en otros departamentos y, si no hay respuesta, anuncian un paro nacional de 72 horas.

“Es verdad que la población se ve afectada, pero cómo será cuando venga el seguro. Si ahora los pacientes tienen que madrugar para una ficha, pronto tendremos una aglomeración mayor, ese es un perjuicio verdadero. Mañana se reúne el Consejo Nacional de Salud para ver si se puede acatar un paro de 72 horas. Mañana lo hará La Paz, Cochabamba, El Alto, Tarija y se sumará Sucre”, aseguró Wilfredo Anzoátegui, vicepresidente del Colegio Médico.

Posiciones encontradas

El ministro Rodolfo Rocabado anticipó que los días no trabajados serán descontados a los médicos huelguistas, sanción que tiene sin cuidado al presidente del Colegio Médico cruceño, Henry Montero, quien aseguró que no les preocupa el descuento porque están luchando para que los pacientes que hacen fila, que duermen en los hospitales, que no tienen dinero para una receta, puedan tener un acceso integral y gratuito al seguro.

Rocabado cree que los médicos adversarios no quieren salud para la gente porque se ven afectados en sus intereses personales. “No nos olvidemos que en este momento la gente pobre tiene que pagar por una cirugía o una consulta y en la medida que eso ya no ingrese a sus bolsillos, les va a generar molestias”, indicó.

La autoridad calcula el déficit de recursos humanos en el sistema médico de entre 5.000 y 6.000 personas y, según él, llenará ese vacío en la primera fase del SUS.

“En la medida que el SUS se vaya implementando de forma progresiva hay que mejorar más infraestructura, más equipamiento y más recursos humanos. Eso es una lógica y eso tiene que entender el Colegio Médico. La gente está esperanzada en contar con un seguro gratuito y nosotros, como Estado, haremos la lucha y les vamos a dar salud”, aseguró.

Ambas partes pregonan ser de la cultura del diálogo, pero cada quien fija su posición. En esa línea, el ministro informó de que se ha cursado una invitación al Colegio Médico Nacional para este lunes. “¿Quieren hablar técnicamente? Estamos dispuestos, esperamos que estén presentes”, insinuó Rocabado.

Henry Montero, por su parte, dijo que la invitación será analizada por los dirigentes nacionales y adelantó que pondrán sus condicionamientos en relación con las reuniones técnicas. “Deberían sacarse el chaleco azul para poder hablar de salud sin ningún color político”, expresó.