Opinión

A los padres en su día

El Deber Hace 3/19/2018 8:00:00 AM

Escucha esta nota aquí

El Día del Padre debe ser una jornada para reflexionar acerca del rol fundamental que ellos cumplen en el hogar, en la formación de los hijos y en la responsabilidad de guiarlos en su tránsito por la vida.

En Bolivia, hasta el año pasado, el Instituto Nacional de Estadística contabilizaba 1,8 millones de padres; de los cuales casi la mitad se describía como trabajador por cuenta propia, un tercio como empleado y en menor porcentaje como obrero. Casi el 94% estaba activo laboralmente y el resto desocupado, jubilado o con capacidades distintas.

Más allá de las cifras, es importante destacar que hay transformaciones generacionales en el rol que cumplen los padres en la familia. La disciplina y la provisión material fueron atribuciones conferidas a ellos durante muchos años, pero ahora que las mujeres también aportan a la economía del hogar, el papel del varón se diversifica y contribuye más en las tareas de la casa, en el cuidado y en la atención de los hijos.

Sin duda, ser padre en Bolivia o en cualquier lugar del mundo implica una gran responsabilidad motivada por el amor. Su rol en cada etapa de crecimiento de los hijos es fundamental y su presencia es determinante para la formación del carácter y de la vida de estos. Por eso, lo ideal es que estén presentes con calidad de tiempo, lo que significa desapegarse de muchas expectativas sociales que están motivadas por estereotipos de lo que ellos deberían ser, para convertir la propia existencia en un darse permanente.

Es oportuno también que esta jornada sirva de reflexión para muchos padres que están ausentes y que apenas cumplen con el rol de proveedores, sobre todo cuando están separados de sus hijos. La responsabilidad no solo es material, sino afectiva y no termina nunca.

Además, es fundamental que tanto en las escuelas como en los hogares se forme a seres humanos que sean capaces de planificar la paternidad, de manera que esta no llegue de sorpresa y plantee obligaciones que, a la larga, pueden dejar de ser cumplidas. 

Los padres y las madres son los encargados de construir la sociedad que todos anhelamos; es decir, con mejores ciudadanos, con seres capaces de hacerse responsables de sus actos y de construir un mundo plural y respetuoso del entorno ambiental y social.

Son muchas las tareas y por eso es tan valioso este día, en la que hay que desear que los padres sean agasajados con amor, retribuyendo lo que ellos dejan por los hijos.