Escucha esta nota aquí

Dos generales iraquíes murieron este jueves en un atentado suicida reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI) en la provincia de Al Anbar, un bastión de estos yihadistas, que ganan terreno en el norte de Siria.

El general Abdelrahman Abu Raghif, número dos del mando militar en esta provincia iraquí, y el general de brigada Safin Abdulmajid, comandante de la décima división, murieron cuando un suicida hizo estallar un coche de explosivos en los suburbios de Al Jaraishi, al norte de la capital provincial, Ramadi.

Otros "mártires heroicos" murieron en este atentado, informó el ejército en un comunicado, sin decir cuántos.

En un comunicado colgado en internet, el EI, que controla Ramadi y casi todo Al Anbar, aseguró que este ataque a un cuartel general del ejército fue cometido por cuatro suicidas.

En su ofensiva fulgurante de junio de 2014, los yihadistas se apoderaron de zonas del país, sobre todo al norte y al oeste, pero Ramadi no cayó entonces, sino en mayo pasado, tras casi un año de resistencia de las fuerzas armadas.

Las operaciones para recuperar Ramadi no han tenido éxito, pese al despliegue de unos 3.000 soldados iraquíes formados y equipados por la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

Esta coalición ataca desde hace más de un año las posiciones yihadistas en esta región fronteriza con Siria.

Avance yihadista en Siria

Del otro lado de la frontera, el EI avanza en el norte de Siria, donde se apoderó de cinco pueblos controlados por las fuerzas rebeldes y entró en la periferia de una posición clave, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Esta ONG dio cuenta de "decenas" de víctimas en las filas rebeldes pero no posee cifras sobre las bajas en el bando del EI.

Los yihadistas se adentraron en los suburbios de Marea, principalmente haciendo estallar un coche bomba este jueves por la mañana, según el OSDH.

También se apropiaron de otras dos aldeas más al norte, en la provincia de Alepo (norte), cerca de la frontera con Turquía.

Los yihadistas, que declararon un "califato" en los territorios que controlan en Irak y en Siria, avanzan pese al anuncio de Turquía y de Estados Unidos de crear una zona sin EI en la provincia de Alepo.