Escucha esta nota aquí

El procurador general del Estado, Héctor Arce, informó que se detectó una complicidad ilícita en las empresas encargadas de la construcción y fiscalización del edificio de esta entidad en El Alto.

"Se ha advertido una serie de irregularidades que son comunes en algunas obras y deben tener una investigación y sanción drástica. Advertimos que hubo una complicidad, un contubernio entre la empresa constructora Suárez y la empresa fiscalizadora Sarmiento", explicó Arce.

Relató que hubo demoras en la construcción, por lo que se hizo una investigación y se evidenció que la empresa Suárez contrató a Sarmiento para realizar algunos trabajos, como planos. Producto de este caso de corrupción, hay un empresario con arresto domiciliario.

Es decir, la compañía constructora contrató a la empresa que debía controlar su obra. "Nunca la iba a denunciar porque estaba en un contubernio", acotó el procurador.

La entidad estatal rompió el contrato para la construcción e inició acciones penales, producto de las cuales el propietario de la empresa Sarmiento tiene arresto domiciliario y el dueño de la compañia Suárez está imputado, según la autoridad.

La construcción del edificio de la Procuraduría costará más de 30 millones de bolivianos. Arce indicó que producto de este caso de corrupción no hay un daño económico a Estado, pero sí habrá se tardará más en terminar el nuevo inmueble.

Financiamiento 

En 2013, el Gobierno anunció que estaba garantizado el financiamiento para la construcción del edificio de la Procuraduría en El Alto y en 2014 licito la obra.

 “En la ciudad de El Alto hemos garantizado la Procuraduría. En cualquier momento vamos a empezar la construcción con casi 3 millones de dólares”, afirmó el presidente Evo Morales.