Escucha esta nota aquí

El Gobierno municipal de Tarija lanzó la convocatoria para construir la primera planta de tratamiento de aguas residuales de San Blas, por un costo de más 10 millones de dólares concurrentes con el Gobierno departamental, y garantizó su construcción.

"Hemos cerrado los últimos temas con el gobernador (Adrián Oliva) por lo que no hay ningún impedimento para que esto vaya a la licitación. La plata de tratamiento de aguas residuales de San Blas ya se subió al Sistema de Contrataciones del Estado para su licitación", informó el alcalde Rodrigo Paz a los periodistas de radio Fides.

El proyecto se inicia luego de una campaña ciudadana que busca salvar el río Guadalquivir. Según uno de sus impulsores, Rodrigo Ayala, el objetivo era impulsar la construcción del sistema de tratamiento de aguas a residuales en Tarija y lograr que se cumplan las medidas mínimas necesarias para evitar la contaminación del río.

"En los años de bonanza pasaron más de 11.000 millones de bolivianos, sin que se solucionaran los problemas estructurales entre ellos la planta de tratamiento pero ahora estamos en etapa de crisis y eso hacía temer que la construcción de la planta se retrasaría por lo menos una decena de años más", explicó Rodrigo Ayala a EL DEBER.

La cruzada entre la organización Protección al Medioambiente de Tarija (Prometa) y algunos medios de comunicación, denominada  “Construir Nuestra Planta de Tratamiento y Salvar el Río Guadalquivir", continuará hasta que se concrete la planta y fomentar una cultura ciudadana de cuidado y protección del río y el medioambiente.

Mira uno de los videos de la campaña ciudadana por la planta de tratamiento: