Escucha esta nota aquí

El cabo primero Leandro Fabián Cisneros, de 28 años, que formaba parte de la tripulación del submarino ARA San Juan, desaparecido desde el 15 de noviembre pasado, tiene ascendencia boliviana, aunque él nació en San Salvador de Jujuy.

Yolanda Susana Mendiola, madre del marinero, confirmó que los padres de ella son de Sipe Sipe (Cochabamba) e incluso su abuelo fue sacristán en la Iglesia de esa localidad.

“En estos momentos difíciles soy la voz de mi hijo y clama que lo saquen desde el mar”, escribió Mendiola en contacto desde Mar del Plata donde todavía permanecen los familiares de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan.

Antes se había revelado que el teniente de corbeta, Jorge Luis Mealla, era descendiente del tarijeño Cirilo Mealla, quien está afincado desde hace varios años en Jujuy.

Mendiola dijo que los familiares de los marineros desaparecidos tienen fe que con la conformación de una comisión bicameral, entre el Senado y Diputados que investigarán las causas, se pueda llegar a la verdad.

“Estamos convencidos de que desde un primer momento la forma en que se condujo la Armada daba mucho que desear. Al transcurrir los días muchas controversias y testimonios aportados por familiares nos llevaron a la desconfianza en los dichos por las fuerzas”, mencionó la madre de Cisneros por medio de la aplicación de mensajería Whatsapp.

Te puede interesar: EEUU abandona búsqueda del Ara San Juan

Asimismo, sustentó que la desconfianza surgió de eventos pasados que se vivió con el submarino ARA San Juan que por desperfectos impedían que los viajes se completarán, falencias en cuanto a su equipamiento, bujías que constantemente debían ser cambiadas, escotillas no aptas, compra de baterías recapadas y no nuevas.

Para los familiares de los 44 tripulantes no hubo el festejo navideño y estuvieron pendientes a los reportes de la Armada argentina, aunque en medio de las dudas que existen en ellos sobre la correcta búsqueda del submarino en aguas del Atlántico sur.

Según Mendiola, los rusos están molestos porque no los dejan trabajar en el lugar que ellos creen se encontraría el navío.

La Navidad fue un compartir desde el dolor como la gran familia que aquí formamos, nos apoyamos y fortalecemos entre nosotros”, expresó la madre del cabo primero Leandro Fabián Cisneros.