Escucha esta nota aquí

Llegó a Bolivia con el auspicio de la embajada de Estados Unidos para compartir sus experiencias en diálogos con miembros de organizaciones involucradas en la temática de violencia de género y dictará conferencias en varias universidades.
?

_A pesar de que hay ley escontra la violencia de género, en varios países, esta persiste.
Desgraciadamente la violencia doméstica o violencia contra la mujer se da en todos lados y con mayor incidencia en ciertos países, como el caso de Bolivia. En Estados Unidos todavía una de cada cuatro mujeres sufre algún tipo de violencia y en Bolivia se manejan cifras de hasta del 70%.

_¿Por qué es tan difícil erradicar la violencia?
Llevo más de 24 años trabajando en el asunto y uno de los aspectos principales es la paciencia, porque esto no se va a resolver de un día para otro. El primer paso es tomar conciencia del problema, luego hablar del tema para que se sepa que esto existe y que es algo grave. El siguiente paso es tener leyes y, en el caso de Bolivia, sé que las tiene; tengo entendido que recientemente ha aprobado la Ley 348, como muchos otros países de América Latina. Las leyes están solo en el papel, estas tienen que aplicarse; para un problema tan complejo, que tiene muchas aristas y dinámicas que a veces son difíciles de entender, es necesario involucrar a los hombres en esta lucha.

Muchas veces se dice: por qué las mujeres se dejan maltratar y por qué se quedan con esas relaciones. La pregunta adecuada es ¿por qué maltratan los hombres a las mujeres?

_¿En el país preocupa la cifra de los feminicidios?
Los feminicidios suceden casi siempre cuando la mujer quiere dejar al hombre, los maltratadores que son generalmente hombres controladores recurren a la mayor violencia.

_¿De qué manera los hombres pueden ser aliados en esta lucha?
Se trata de ver qué podemos hacer los hombres y cómo nos podemos involucrar en la lucha contra la violencia hacia la mujer. Cuando hablamos de género podemos tener leyes muy duras, pero si no se ataca la conciencia ciudadana, en el sentido de que no se tolere la violencia contra las mujeres, las cosas no van a cambiar.

No tiene que ser todos los hombres, sino los que no son maltratadores. Es necesario que ellos digan: no voy a tolerar la violencia contra la mujer, no voy a dejar que mi hija tenga un 70% de posibilidades de ser maltratada y si tengo hijos varones no voy a tolerar que ninguno de ellos ejerza violencia contra su pareja

La leyes y las sanciones son importantes, pero finalmente la conciencia ciudadana es fundamental e impactante. Se necesita abordar el tema desde varias perspectivas. Desde el punto de vista micro, es esencial trabajar desde el seno del hogar, en la educación escolar y universitaria, y a nivel macro, contar con leyes y campañas y que los líderes de los países se manifiesten contra la violencia. Por ejemplo, Barack Obama. Por primera vez un presidente de Estados Unidos ha fijado una postura en contra de la violencia. También lo ha hecho el papa