Escucha esta nota aquí

Félix Vilte, tarijeño de 52 años, que está internado en el Hospital Municipal de Oncología María Curie de Buenos Aires, donde se recupera de un cáncer en el riñón, es uno de los enfermos que pide que se concrete el convenio de reciprocidad en salud entre Bolivia y Argentina para seguir recibiendo el tratamiento gratuito, al igual que otros pacientes que frecuentan hospitales en territorio argentino.

“Estoy agradecido con Argentina por la atención en salud, que es excelente. Es urgente que se firme ese convenio para que sigamos recibiendo la atención gratuita”, dijo Vilte en contacto telefónico desde Buenos Aires.

Gaby Condori es otra boliviana, oriunda de La Paz, que padece de cáncer uterino y que recibe la atención necesaria en el mismo hospital desde diciembre de 2018, cuando le hicieron estudios de laboratorio y otros para confirmar la dolencia y después la internaron en ese nosocomio, donde aún permanece. “Me trataron bien en este país, todo ha sido gratuito y aquí no se paga por la salud”, expresó la mujer.

La ministra de salud, Gabriela Montaño, se reunirá hoy en Santa Cruz con su par argentino, Adolfo Luis Rubinstein, para avanzar en el acuerdo y rubricarlo, tras la presión ejercida por la Gobernación de Jujuy, que había advertido con aplicar el cobro a los bolivianos por la atención en sus hospitales públicos.

El encuentro está pactado desde las 8:30 y se estima que concluya hasta el mediodía. Será en RECIBEN TRATAMIENTO GRATUITO Bolivianos con cáncer piden que se firme acuerdo con Argentina Los enfermos bolivianos claman a las autoridades de Bolivia por la firma de un convenio de reciprocidad para seguir recibiendo atención. Hoy se reúne la ministra de Salud con su par argentino en Santa Cruz el tercer piso del hotel Marriot en el que también se anunció la participación del canciller de Bolivia, Diego Pary, y el canciller argentino, Jorge Marcelo Faurie.

En Buenos Aires, la organización de Residentes Tarijeños, al mando de Miguel Óscar Aguilar, apoya a los bolivianos que llegan para una atención médica en los hospitales públicos. Aguilar estimó que arriban entre 50 a 100 personas al mes, entre adultos y niños, no solo de Tarija, sino también de otras regiones del país.