Escucha esta nota aquí

Las cámaras y los sistemas de seguridad que han sido instalados en algunos negocios, además de la presencia policial en algunas entidades financieras y de guardias municipales en la plaza principal, no son suficientes para frenar a los antisociales, que en los últimos meses vienen cometiendo robos y atracos en pleno centro de la capital cruceña. Por tal motivo, vecinos y dueños de negocios piden a la Policía que refuerce el patrullaje y que incremente el número de uniformados en la zona.

Esta preocupación toma fuerza luego del último atraco en la importadora Suiza, donde el jueves pasado en horas de la tarde, se produjo un atraco, que por fortuna acabó con la detención de tres de los que participaron en el hecho.

Algunos negocios, como la joyería Carrasco, han decidido extremar sus medidas de seguridad con la presencia de efectivos del Batallón de Seguridad Física, pues portan armas, mientras que los guardias de seguridad privada solo cuentan con palos y pitos para hacer frente a los malvivientes. Según señalaron, esta medida se hizo necesaria porque los delincuentes siempre atacan armados y es necesario resguardarse de la misma manera.

Hay una asociación de joyerías que también comparte información, incluso imágenes de personas sospechosas que visitan sus negocios, para que tomen precauciones.

Sistemas de vigilancia
En el centro citadino hay muchas casas de cambio que también han instalado sistemas de seguridad. Milton Rojas trabaja en una casa de cambio ubicada en la calle Libertad, diagonal de la importadora Suiza. Allí hay cámaras de seguridad, pero además un sistema de alarma de pánico, que se activa ante cualquier emergencia.

Isabel Gutiérrez, que trabaja en la esquina de la plaza 24 de Septiembre desde hace casi 20 años, dijo que cuando el Comando de la Policía funcionaba en la calle Libertad no ocurrían todos estos hechos. “Ahora por lo menos debería haber un policía en cada esquina, por lo menos para que se sienta presencia y se ahuyente a los delincuentes”, manifestó.

Adolfo Vaca, que visita con frecuencia la plaza principal, cree que la presencia de los gendarmes es insuficiente y que la custodia policial debe ser permanente, pues en el casco viejo abundan los negocios y las entidades bancarias.

Los cambistas
Al igual que los vendedores de revistas y cafés, los cambistas coinciden en señalar que en el casco viejo debe haber mayor presencia de la Policía.

Los librecambistas que trabajan en la esquina de la calle Libertad aseguran que ante esta ausencia policial optan por cuidarse unos a otros.

Silvestre Colque, junto a sus compañeros, comentó que ellos nunca llegan a la misma hora ni se van en un mismo horario. De igual forma están pendientes ante la presencia de cualquier persona sospechosa. Los negocios se dan modos para resguardarse