El presidente alemán, Joachim Gauck, visitó este miércoles Washington, donde se reunió con el presidente estadounidense, Barack Obama; el vicepresidente, Joseph Biden; y el secretario de Estado, John Kerry, a quien regaló un bloque de hormigón del muro de Berlín.

Este año se cumple un cuarto de siglo de la reunificación alemana, algo que ha marcado esta simbólica visita de Gauck a Washington.

El jefe de Estado germano mantuvo un encuentro en el Departamento de Estado con John Kerry, que recibió una parte del Muro de Berlín, regalo de Alemania. "Este regalo es un tributo a una asociación indeleble y hay que pensar que hubo un tiempo en que un acto como este era algo impensable", aseguró el secretario de Estado.

"Las civilizaciones han levantado muros para mantener lejos a los adversarios, pero nunca antes un país vio tan necesario derribar un muro para integrar a todos sus ciudadanos", dijo Kerry, al recordar que ese trozo de historia será un recordatorio para quienes visiten el Centro Diplomático, un museo sobre la historia de la diplomacia.

La parte de muro donada hoy por Gauck contiene las firmas de personas que contribuyeron de manera significativa a la reunificación alemana de 1990.

Relaciones sólidas pese al espionaje

En su reunión con Obama en la Casa Blanca, Gauck aseguró que las relaciones entre los dos países son "sólidas y con cimientos estables", aunque mencionó que ha habido "desacuerdos y malentendidos".

Alemania y EE.UU. pasaron por una importante crisis diplomática en 2013 después de que el exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense Edward Snowden revelara el espionaje masivo de ciudadanos y líderes europeos, entre ellos la canciller alemana, Ángela Merkel.