Escucha esta nota aquí

El Gobierno iraquí y la ONU aseguraron hoy que el atentado perpetrado ayer, viernes, en un mercado del noreste de Bagdad, que causó 97 muertos y 130 heridos, fue reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico (EI)

Los socorristas buscaban cuerpos este sábado entre los escombros de un mercado de la ciudad iraquí de Jan Bani Saad.

El atentado fue perpetrado cuando el país celebra el Eid al Fitr, que marca el final del mes de ayuno del Ramadán.

Las imágenes de horror dejaron huella entre los habitantes de esta ciudad poblada sobre todo por chiitas y situada a 20 km al norte de Bagdad.

"Había gente que ardía en sus coches porque ninguna ambulancia ni coche de bomberos conseguía llegar hasta ellos", cuenta Muthana Saadun, un empleado de los servicios de limpieza del ayuntamiento que usó su camión de trabajo para apagar las llamas.

El EI reivindicó el atentado en los foros yihadistas, precisando que el coche contenía tres toneladas de explosivos. La explosión causó destrozos cuantiosos y dejó en la calle un cráter de cinco metros de diámetro y dos de profundidad.

El sábado, en medio de restos humanos calcinados, un bulldozer desescombraba la zona, mientras algunos edificios todavía se consumían por el fuego.

Los musulmanes sunitas comenzaron a celebrar el Eid al Fitr el viernes, pero la comunidad chiita, mayoritaria en Irak, lo hace este sábado. En estas fechas los mercados están a rebosar de gente.
?
El portavoz del Parlamento iraquí, Salim Al Yaburi, condenó en un comunicado "la explosión criminal atroz" y dijo que "los intentos del EI de perturbar la seguridad a través de instrumentalizar los sentimientos sectarios (de la población) solo van a reforzar el compromiso de luchar contra estos métodos".

Atentado en venganza 


El EI aseguró en un comunicado que la operación fue llevada a cabo en venganza contra los chiíes y que en ella murieron 180 milicianos pertenecientes a esta rama del islam.

El representante de la ONU para Irak, Jan Kubis, expresó su "profunda tristeza" por esta "masacre destructiva", que causó la muerte de "decenas de familias inocentes mientras se preparaban para celebrar el Aid el Fitr".

"Estos actos terroristas no van a perjudicar la confianza verdadera y profunda en la convivencia pacífica entre los hijos de Diyala y de Irak", dijo en un comunicado.

Las autoridades locales han formado una comisión para investigar el ataque y averiguar cómo pudo llegar el vehículo bomba con el que fue perpetrado hasta el mercado, a pesar de las medidas de seguridad adoptadas por el Aid al Fitr.

Durante esta festividad, las familias sueles acudir a plazas, parques y mercados, para comprar dulces y regalos, y por ello la seguridad se ha reforzado en los lugares públicos en Irak.
?