Escucha esta nota aquí

Un grupo de familiares de Pablo Morales, comerciante asesinado el pasado 17 de mayo, llegó hasta las puertas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) para exigir la agilización de la investigación, lo que provocó que las puertas de la institución estén cerradas por media hora, entre las 16:00 y 16:30 de este viernes. 

Pablo Morales, de 55 años de edad, murió asesinado por una bala que le atravesó el cuello y su cuerpo fue encontrado sin vida en la sala de su domicilio pocas horas después de su muerte. 

Por el caso, existe un detenido. El hermano de hombre asesinado, Peter Morales, acusa a los dos hijos de la víctima de estar involucrados en el crimen.

El comandante de la Felcc, coronel Juan Carlos Ramos, se reunió con Morales y logró convencerlo de que la protesta abandone las inmediaciones del edificio policial ya que esta instancia no es la que está encargada del proceso investigativo.

Ramos, en declaraciones a EL DEBER, dijo que estas personas "están en su justo derecho de reclamar justicia", pero que deben ser la Fiscalía y la justicia las que respondan porque aún no se ha dado con la verdad de los hechos.