Escucha esta nota aquí

El foro de inversión internacional que empezó el martes en Riad tenía que ser una vitrina de la pujanza económica del país pero el asesinato del periodista Jamal Khashoggi lo eclipsó totalmente. Desde que empezó este foro de tres días, llamado Future Investment Initiative (FII), se anunciaron proyectos de miles de millones de dólares, se sirvieron suntuosos banquetes y el martes los participantes se precipitaron para acercarse al príncipe heredero, Mohammed bin Salmán, que fue ovacionado.

Pero la realidad es que el encuentro que quería convertir al país petrolero en destino de negocios ha quedado totalmente eclipsado por las consecuencias políticas del asesinato del periodista opositor. Khashoggi, muy crítico con el príncipe heredero, fue asesinado en el consulado saudí de Estambul el 2 de octubre, un crimen que levantó una ola de protestas internacionales e hizo que muchos de los participantes previstos anularan su viaje.

La edición de este año es muy distinta de la del año pasado, cuando el príncipe Mohamed, patrocinador del evento, sedujo a centenares de inversores internacionales con proyectos como la megalópolis tecnológica de 500.000 millones de dólares que quiere construir en el mar Rojo. El príncipe estaba considerado entonces por los medios y los dirigentes de muchos países como un reformador en este país ultraconservador, sobre todo después de autorizar conducir a a las mujeres.

Pero este año las élites políticas y económicas anularon su visita a la cita económica. Fue el caso del millonario británico Richard Branson, del presidente de SoftBank, Masayoshi Son, del titular de Siemens, Joe Kaeser, o de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde. Este miércoles los políticos ausentes de Estados Unidos y Europa fueron remplazados con personalidades regionales como el rey de Jordania, el primer ministro designado de Líbano o los dirigentes de Senegal y Gabón.

A pesar de que el foco de atención está en otra parte, los organizadores expusieron este miércoles un coche eléctrico Lucid y regalaron a cada delegado un grueso volumen llamado "Un plan para el siglo XXI". El martes, en una cena de gala, Chico Bouchikhi, uno de los fundadores del célebre grupo francés de flamenco-pop Gipsy Kings, deleitó a los participantes con una versión de "Hotel California" del grupo estadounidense The Eagles.

"Vuelta atrás"

El príncipe Mohamed, criticado por su presunta implicación en la muerte Khashoggi, mencionó por primera vez el escándalo en público. El asesinato fue un "incidente repulsivo" pero al final prevalecerá la justicia", aseguró el hombre fuerte de Arabia Saudí en árabe.

  • Trump abre posibilidad de que periodista saudí haya sido asesinado por el "hampa"  

Arabia Saudí será un país "totalmente diferente" en los próximos cinco años, aseguró el príncipe, que incluso se atrevió a predecir que "Oriente Medio es la nueva Europa".
 Muchos de los delegados en la gran sala de conferencias del hotel Ritz-Carlton, decorada con frescos y lámparas brillantes, miraban sus teléfonos buscando novedades sobre el caso Khashoggi.

El asesinato puso al país en lo que los analistas califican de una crisis aguda de relaciones públicas. Riad anunció el sábado pasado arrestos y despidos, sobre todo en la cúpula de los servicios de inteligencia.

  • Un saudí sospechoso del caso Khashoggi muere en un misterioso accidente de coche

La empresaria saudí Lubna Olayan calificó el asesinato como un acto terrible "extraño a nuestra cultura y a nuestro ADN". Otra empresaria saudí explicó como "durante mucho tiempo presenté mi país a los extranjeros diciéndoles: 'Vengo de un país que no permite conducir a las mujeres'".

"Pensaba que íbamos hacia adelante pero esto [la crisis] no ha llevado muy atrás", añadió.