Escucha esta nota aquí

Miembros de la Federación Sindical de Trabajadores de la Prensa y de la Asociación de Periodistas de Santa Cruz, además de colegas independientes, condenaron los excesos de la Policía contra el periodista de la radio Fides, Erick Dávila Galarza, arrestado el jueves al ser confundido con uno de los delincuentes que asaltaron la importadora Suiza.

Representantes de ambas agremiaciones exigieron a los altos jefes de la fuerza del orden una satisfacción pública para Dávila y garantías para el resto de los colegas. Erick fue reducido de forma torpe por un policía, además de que estuvo varias horas preso en la Felcc, pese a que mostró su credencial como reportero.

Hasta ayer, ninguna autoridad policial se manifestó al respecto. Es más, ni siquiera dispusieron la devolución de la grabadora que le decomisó el agente. Dávila se presentó ayer por la tarde en la Felcc con la esperanza de que le devolvieran su instrumento de trabajo, pero no lo hicieron, por lo que el reportero decidió sentar la denuncia contra el uniformado que se la quitó, aunque desconocía la identidad del mismo.

El fiscal de Distrito, Gómer Padilla, dijo tener conocimiento del incidente e indicó que pidió un informe a la fiscal Milenka Rodas, encargada de la investigación del asalto a la relojería Suiza, motivo por el cual el radialista fue confundido con uno de los ladrones por el solo hecho de vestir una polera roja. “No es que yo quiera defender a la Policía, pero muchas veces los delincuentes actúan camuflados y la Policía tiene la facultad de arrestar con firmeza a cualquier persona para indagar un hecho, pero si hubo exageración o se sobrepasaron es otra cosa; esperaré el informe de la fiscal del caso”, dijo Padilla.

Ayer un grupo de periodistas protestó fuera del Comando por el abuso a Dávila