Escucha esta nota aquí

El grupo yihadista Boko Haram perpetró nuevas masacres y secuestros en la ciudad de Michika, en el noreste de Nigeria, y en varias localidades aledañas, denunció este lunes Adamu Kamale, un diputado local que pidió un refuerzo de la presencia del Ejército.

"Estas últimas dos semanas, (Boko Haram) comenzó a llevar a cabo ataques de gran envergadura en la región de Adamawa", uno de los tres estados más afectados por los yihadistas, dijo Adamu Kamale, diputado de este distrito.

El representante indicó que los yihadistas pasan "puerta a puerta, matan gente, incluyendo personas de edad", secuestran a mujeres y niños y queman las casas.

"Los asaltantes masacran a los hombres como si fueran animales", agregó Kamale, quien denunció que muchas veces se encuentran cerca del Ejército, que no hace nada para protegerlos.

"Los insurgentes llevan a cabo estos ataques con total impunidad", aseguró el diputado.

Michika está en la órbita de control de Boko Haram desde septiembre. Más de una veintena de localidades del noreste están controladas por el grupo yihadista que dice haber creado un califato.

Según el diputado, "el 70% de los habitantes de este distrito han sido deslocalizados", precisó Kamale.

Boko Haram lucha por instaurar un estado islámico en Nigeria y mantiene una sanguinaria campaña en el país, donde han muerto más de 3.000 personas en lo que va de año, según datos del Gobierno nigeriano. Desde su aparición en 2009 en Nigeria, se contabilizan más de 13.000 muertos y 1,5 millones de desplazados.

Menos de un mes para las elecciones presidenciales

Más temprano se supo que el grupo yihadista atacó además Maiduguri, capital del estado de Borno y la ciudad más importante del norte de Nigeria, donde los terroristas y el Ejército nigeriano mantienen duros enfrentamientos desde la pasada medianoche.

La ofensiva del grupo yihadista coincide con la visita a Nigeria del secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, quien se ha reunido en Lagos con el presidente nigeriano, Goodluck Jonathan, y su principal rival en las presidenciales, Muhammadu Buhari.

A menos de un mes de que se celebren elecciones presidenciales, Nigeria vive una escalada de violencia en el norte del país, donde Boko Haram controla amplias zonas y comete atentados y secuestros casi a diario.