Escucha esta nota aquí

El ministro chileno de Defensa, Jose Antonio Gómez, confirmó que su país reforzó con militares la vigilancia de su frontera con Perú y Bolivia, aduciendo que en la zona se dan frecuentes hechos delictivos. Todo esto justo en tiempos de tensión diplomática, por la demanda boliviana contra Chile en la Corte Internacional de La Haya, pidiendo que el vecino país acepte dialogar para negociar una salida soberana al mar.

En declaraciones vertidas al diario El Mercurio, Gómez descartó que se trate de una estrategia de seguridad y defensa, pero a la vez reconoció que "hay condiciones para analizar hasta qué niveles pueden intervenir las Fuerzas Armadas en la seguridad interna de ese país”.

¿Cómo interpretar esta acción? La misma se suma a un reciente ejercicio militar chileno llevado acabo en el norte de ese país, pero es un asunto que no le quita el sueño al ministro de Defensa boliviano, Reymi Ferreira, que prefiere no meterse en asuntos internos de otra nación y lamenta que este tipo de medidas puedan apuntar a una estrategia de ostentación o, peor aún, de intimidación.

¿Por qué más seguridad?
Chile, tradicionalmente, encomendaba a la Policía de Carabineros la vigilancia de sus fronteras, pero en el último tiempo las relaciones con sus vecinos han cambiado. Con Perú hay tensión porque este creó un nuevo distrito en la zona fronteriza que, según Chile, incluye territorio de su país.

Y en cuanto a nuestro país, para Gómez "hay problemas porque desde Bolivia entran, asaltan, roban, se llevan camionetas, hasta camiones, y la policía de Carabineros a veces no tiene todas las capacidades".

Ejército y Carabineros
"No digo que el Ejército haga la labor de Carabineros, pero podría ocupar sus medios tecnológicos para informar sobre dónde se pueden producir los problemas. Estamos en condiciones de discutir las colaboraciones que eventualmente se pueden dar", precisó el ministro de defensa.

También explicó que este proyecto se debe concretar lo más pronto posible ya que la tecnología que tienen las Fuerzas Armadas para cuidar las fronteras ayudaría en la protección de Chile. "No es para atacar a nadie, pero (sí) para tener tranquilidad de que no vamos a tener dificultades”